Listin Diario Logo
31 de marzo 2020, actualizado a las 08:57 PM
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista viernes, 21 de febrero de 2020

ORLANDO DICE

La magia de la plataforma

  • La magia de la plataforma
Orlando Gil

No creo que 6 de 10 capitaleños se levantaron el pasado domingo para votar por Carolina Mejía, con lo que hubiera sacado un 60 %.

Una ganancia muy excesiva e inexplicable si se recuerda que David Collado se impuso con 57 % y contó con el respaldo del Partido Reformista y Mejía no.

Tampoco acepto que los candidatos del PLD iban ganando en 126 de 158 ni en 177 de 235 distritos, como se consignó en un documento oficial del partido y sus aliados.

El aguaje es un derecho fundamental en la política y más en una democracia de agua de avena como la dominicana. La propaganda nunca se rinde y saca ventaja, o intenta, hasta de una fatalidad.

Ahora bien.
Lo que si me extraña es que la oposición o comentaristas políticos se rasguen las vestiduras porque el PLD diga tener una plataforma que le permite conocer de manera anticipada la votación. Me extraña porque el PLD no solo lleva años afirmándolo, sino igualmente superando a sus rivales en elecciones de todos los niveles.

Si del cuero sale la correa con que da tantas pelas de corrido, hace mucho que  debió  haberse averiguado ese tipo de cuero. El cual debe producirse o tratarse en una peletería especial.

Los peledeístas se asociaron a los reformistas y aprendieron mañas muy útiles para mantenerse en el poder. Incluso las refinaron, como se comprueba con la plataforma.

Los reformistas que ganaban elecciones en los tiempos de Joaquín Balaguer se organizaban alrededor de las mesas electorales.

Los peledeístas hicieron lo mismo, pero algo más: crearon unos padroncillos para tener un registro de las personas que votaban en determinados centros.

El gestor o encargado de esa fórmula se fue con Leonel Fernández para La Fuerza del Pueblo, y si se consultan los periódicos de la época, se verá como se ufanaba de su invento en los comicios del 2008.

De entonces acá el PLD celebra, la oposición se lamenta y no hace lo propio: copiar lo malo que se convierte en bueno. En la lucha por el poder - al parecer - todo se vale.