Listin Diario Logo
22 de febrero 2020, actualizado a las 05:48 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista martes, 28 de enero de 2020

ORLANDO DICE...

Esa segunda vuelta...

  • Esa segunda vuelta...
Orlando Gil
orlandogil@claro.net.do/@orlandogildice

Las encuestas no son de quienes las hacen o publican, sino de quienes las interpretan correctamente. La última Gallup parece no gustar a nadie, considerándola de conjunto, pero cada sector toma una parte y saca sus muy particulares conclusiones.

Las fábulas están a mil, y no cesarán por los siguientes días, pues no preocupan los números, sino las coincidencias. Todavía enero y ninguno de los  candidatos se iría en primera vuelta. Como se sabe que el PLD es un rodillo en campaña y elecciones, no se le quisiera en condiciones de apisonar el terreno, pues es capaz de también asfaltarlo y facilitarse el camino. Luis Abinader debiera estudiar la cuestión de la segunda vuelta con más detenimiento y mayor profundidad. Además de que los precedentes de Leonel Fernández y Danilo Medina, lo superan y ponen en aprietos.

El PLD sabe ganar en primera vuelta, y si se recuerda, cuando fue a otra ronda, lo hizo desde la segunda posición. La misma que estaría ocupando ahora.

¿Cómo puede Abinader crecer de manera que supere la franja del 40 y pico por ciento y se encarame firme sobre el 50 %?

¿Habría hecho todo lo que es dable hacer o existen estrategias alternas que sirvan de reposicionamiento y le coloquen fuera del alcance de su más cercano competidor, que tampoco batea por el canal o choca la pelota contra la pared?

Estar alto es mejor que estar bajo, pero la angustia y la zozobra de no avanzar, de ver como sus porcentajes se congelan y no encontrar forma de aumentar la ventaja, deprime al más optimista.

La política tiene sus sensaciones, sus emociones, pero sobre todo su vientre malo, y es mejor un pesimista en movimiento que un optimista detenido.

Incluso ese es el punto que no se ve, pero que es más importante que cualquier otra cosa. El ánimo no es de frustración, incluso da espacio a los delirantes que ya se reparten los puestos de gobierno, pero inquieta.

La bestia no duerme ni está herida, y aunque sí perseguida, se teme reaccione.