Listin Diario Logo
26 de febrero 2020, actualizado a las 07:49 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista viernes, 17 de enero de 2020

EN POCAS PALABRAS

El nuevo T-MEC

  • El nuevo T-MEC
Juan Guiliani Cury

( y  II )

El nuevo acuerdo  tripartito comercial México, Estados Unidos, Canadá (T-MEC)  traerá una mayor prosperidad a los países suscribientes a lo largo de esta nueva década sustentado por el cuantioso volumen de intercambio de bienes y servicios que representan las tres naciones de América del Norte. En términos políticos  Donald Trump y Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ambos líderes se adjudican un triunfo estratégico de suma importancia. Trump  busca requilibrar en el intercambio comercial con México y fortalecer la posición  norteamericana en varias posiciones claves del convenio. Por su lado, México, tiende a proteger su principal mercado de bienes y servicios con su socio fronterizo del sur, que además cuenta con considerables inversiones en México. El volumen comercial entre estos dos países alcanzó en el 2017 un total de  $557,581 millones  de dólares, arrojando un déficit a favor  de México de $$70,953 millones de dólares. Con su socio canadiense, el intercambio de comercio se elevó a $581,584 millones, con una balanza comercial a favor de Canadá de $17,054 millones de dólares. El nuevo acuerdo comercial pretende superar ese desbalance comercial de la economía norteamericana con su segundo y tercer comercial. Pactado para su entrada en vigencia y  el  Parlamento canadiense lo apruebe, el T-MEC  se fortalecería y calmaría las tensiones migratorias y comerciales entre sus socios. Concomitantemente a este arreglo, Trump concluye  un primer acuerdo  -back to back-- con China continental para destrabar los aranceles impuestos a las importaciones de productos chinos a  Estados Unidos y viceversa. Este último enfrentamiento comercial enfrió las relaciones de comercio e inversión entre el gigante del norte y el dragón rojo asiático. La economía mundial debido a la guerra comercial Washington-Beijing,  provocó amagos de ralentizaciones en las economías occidentales por las implicaciones transversales y el impacto de estas dos grandes potencias en el comercio multipolar. Superado esto, las amenazas de una recesión global se apaciguan.