Listin Diario Logo
18 de febrero 2020, actualizado a las 10:24 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista viernes, 17 de enero de 2020

DAR EL EJEMPLO

Ojo al mensaje de la Iglesia Católica

  • Ojo al mensaje de la Iglesia Católica
SORAYA CASTILLO
sorayacastillo13@hotmail.com

La más reciente Carta Pastoral de la Conferencia del Episcopado Dominicano se produce en un momento muy especial para República Dominicana.

Nuestro país vive grandes desafíos que nos conminan a pensar más allá de los acontecimientos que mantienen a la población dominicana permanentemente enfocada en el impacto y evolución de los mismos.

El mensaje de la Iglesia Católica, acertado como siempre, toca varias vertientes fundamentales, como las elecciones de febrero y mayo de este año, en las que habremos de escoger nuevas autoridades presidenciales, congresuales y municipales.

En este contexto, la Carta Pastoral pide un voto de confianza a la Junta Central Electoral (JCE) como árbitro de este proceso trascendental. Los obispos entienden que este organismo merece todo el apoyo de los dominicanos, para que ambas jornadas se desarrollen en un ambiente de confianza y respeto.

Este llamado guarda íntima relación con la tradición de la Iglesia católica de servir de equilibrio en temas de interés nacional, siempre apelando a la sensatez y a la capacidad de discernimiento de las partes involucradas.

Aunque el mensaje se refiere a diferentes situaciones, quiero hacer énfasis en la preocupación de la Iglesia para que las elecciones venideras sean una verdadera fiesta de nuestra democracia.

Actualmente, hay diversos sectores que intentan jugar con fuego en medio del montaje de este proceso, desacreditando a los hombres y mujeres que tienen a su cargo la elevada responsabilidad de arbitrar esos comicios.

A Julio César Castaños Guzmán, presidente de la JCE, lo conozco desde hace muchos años, por lo que me siento facultada para hablar de la integridad y disciplina que caracterizan no sólo las funciones que les han sido conferidas, sino también como ser humano, padre, hijo, amigo y hermano.

Soy plenamente consciente de los valores que adornan su personalidad, por lo que resulta a todas luces injusto cuestionar su trabajo como principal cabeza de la institución que tiene a su cargo la organización y arbitraje del próximo proceso electoral, junto a cada uno de sus honorables miembros.

Poner en tela de juicio la integridad moral de Castaños Guzmán, hombre de vida pública, con una hoja impecable y diáfana de servicio a la nación, que ha demostrado con hechos su compromiso en cada tarea que le ha tocado desempeñar, sería lo mismo que apostar al caos y a que se produzcan eventos de consecuencias nocivas para el orden democrático de República Dominicana.