Listin Diario Logo
08 de agosto 2020, actualizado a las 10:16 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista jueves, 16 de enero de 2020

EN SALUD, ARTE Y SOCIEDAD

Atención primaria para reducir la morbimortalidad

  • Atención primaria para reducir la morbimortalidad
Ignacio Nova
[email protected]

No se han percatado, parecería. Haberlo hecho y mantener tal actitud de “No me importa” ante la frágil accesibilidad de los pobres a los servicios de salud sería una tozuda, bizarra, ilegítima e inaceptable negación de derechos, causa que erosiona los bolsillos de cientos de miles de dominicanos.

Las cuentas nacionales (registros del Banco Central, la Dirección de Impuestos Internos -Dgii- y del Sistema Dominicano de la Seguridad Social -SDSS-) establecen nuestro gasto en salud: ronda el 5.5%-6.2% del PIB desde el 2013. Sustrayéndole lo reportado por las Aseguradoras de Riesgos de Salud (ARS) y la facturación de los centros de salud ante la DGII, obtenemos el gasto de bolsillo: 40%- 44% del Gasto Total en Salud: $200-$221 mil millones de pesos.

Tal cifra no incluye la facturación en efectivo de médicos ni el sub reporte de ventas de farmacias que a determinadas horas sólo aceptan pagos en efectivo. Conclusión: el gasto de bolsillo es mayor y muy alto.

Agreguemos que la inexistencia, después de trece años, de la legalmente obligatoria Atención Primaria contribuye a encarecer más los servicios de la salud donde óinsistimosó el tema sólo importa al regulador sanitario y a los afectados. Una porción de estos genera la diferencia y el incremento de tal gasto de bolsillo. Son trabajadores informales, pequeños y medianos empresarios, no transparentados ante el SDSS  o la Dgii. Engrosan la clientela de los centros, servicios y profesionales privados de salud que en su legítimo derecho no aceptan pago a cuenta de ARS alguna. Las “cápitas” no compensan sus costos o no satisface su rentabilidad esperada, aducen: un sistema paralelo amparado en la libre empresa.

Los casos del platanero y de los afectados por enfermedades catastróficas óasegurados o noó es otro: consumen rápidamente sus coberturas, iniciando el calvario del gasto de bolsillo. Peor aún si tampoco están en el Programa de Medicamentos de Alto Costo de Salud Pública.

La Atención Primaria contribuiría a resolver este drama. Aunque actualmente sería posible sólo a cargo del gobierno. Salud Pública está promoviendo su inicio.

¿Qué impide contratar pequeñas unidades especializadas en Atención Primaria, ubicadas en lugares de alto riesgo: epidémico, de salubridad, marginalidad y distancia de los grandes centros de atención?

Intereses
Debería pagarlas el SDSS, si atienden empleados. Y Salud Pública, el Servicio Nacional de Salud (SNS) y SeNasa, cuando no, al 33.33% cada una.

Eso resolvería “la falta de dinero” declarada por el Consejo Nacional de la Seguridad Social (CNSS).

Salud Pública, el SNS y SeNaSa podrían iniciar un plan piloto donde los indicadores de vigilancia de afecciones indiquen la necesidad de atención y prevención, por la gravedad del riesgo ante brotes (respiratorios, infecciosos, Dengue, Malaria, Leptospirosis, Mortalidad, vacunación, Materno-Infantil) y de patologías letales diagnosticadas y en tratamiento: cardiovasculares y cerebro vasculares, cáncer, artritis, nefropatías y diálisis, glicemia y otras.

Las ARS, los centros de salud y especialistas yerran enfocando el tema: normativas, gestión y vigilancia fortalecidas garantizarían la vigencia de la referencia y contra referencia.

Instaurar la Atención Primaria exige que el derecho de los médicos no especialistas a participar del SDSS sea jurídicamente garantizado.