Listin Diario Logo
25 de enero 2020, actualizado a las 08:32 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista sábado, 14 de diciembre de 2019

COLABORACIÓN

Economía 2019

José Lois Malkun
jelmalkun@gmail.com

 Se termina un año difícil para el país. La crisis política generada por los intentos reeleccionistas de Danilo Medina y la fuertemente cuestionada convención interna del PLD y su posterior división, crearon un ambiente de incertidumbre que impactaron directamente en la economía.

El turismo, afectado seriamente por incidentes aislados donde murieron varios ciudadanos estadunidenses por causas naturales, fue usado como punta de lanza por las principales cadenas noticiosas de Estados Unidos para cuestionar la seguridad del país, lo que se tradujo en una fuerte caída en la llegada de turistas procedente de Norteamérica. Fue un asunto donde las autoridades mostraron falta de imaginación y respuesta rápida, que no debe repetirse.

Sin embargo, es obvio que la delincuencia e inseguridad ciudadana siguió creciendo y maltratando la vida de muchos dominicanos. Miles de comercios asaltados, invasión de propiedad, robos en las calles y asesinatos hasta para robar una cartera, caracterizaron el 2019 sin que el gobierno mostrara un plan creíble para contrarrestar esa pandemia. Todo ello tiene también un impacto económico importante.  El asesinato de mujeres indefensas por parte de su pareja alarmó a la ciudadanía rompiendo récord y creando serios cuestionamientos al sistema judicial.

La sequía fue otro factor que afectó principalmente a la agropecuaria, obligando a las autoridades a importar más alimentos de lo normal lo que amplió el déficit de la balanza de bienes.

La falta de agua en cientos de barrios y ciudades tuvo un costo económico muy alto que por igual perturbó a millones de personas y a miles de pequeñas microempresas en todo el país.  Todo esto, unido a un agotamiento acelerado del modelo económico, contribuyó a la caída del PIB en un 2.2% entre 2018 y 2019 (de 7% a 4.8%).

Las autoridades monetarias trataron de frenar esta tendencia recesiva abriendo las puertas del crédito a través de la liberación de unos RD$34 mil millones del encaje legal con menores tasas de interés. Igualmente, la tasa de política monetaria bajó un punto porcentual (de 5.5% a 4.5%).  

El presupuesto naufragó y fue un verdadero desastre. Lo modificaron para bajar los ingresos estimados, aumentar los gastos y endeudarse más de lo previsto. Y eso disparará el déficit fiscal a un 2.3% del PIB del 1.7% programado. Un año muy malo, sazonado con la captura de César El Abusador que nos puso en ridículo ante los ojos del mundo.