Listin Diario Logo
05 de diciembre 2019, actualizado a las 02:45 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista viernes, 22 de noviembre de 2019

COLABORACIÓN

Autosufi ciencia alimentaria: Mito, estupidez o demagogia

José Lois Malkun
jelmalkun@gmail.com

En su estado de hibernación, el gobierno de Medina se aferra a cualquier slogan que sea llamativo y levante la moral, aplastada por sus propios errores y metidas de pata, precisamente cuando cunde el pánico ante la pérdida del poder.

El sector agropecuario, anuncio el pasado 10 de octubre que en el 2020 se completará el 100% de la autosuficiencia alimentaria. Wao.

Pero mire lo que importamos en el 2018 y usted entenderá si esta declaración es posible o un Fake News (noticia falsa para engañar o conseguir rédito político).

Por ejemplo, entre enero-diciembre del 2018 (2019 se perfila peor por la sequía) se importaron bienes alimenticios por los valores siguientes:

BIENES DE CONSUMO:

1.    Leche y sus derivados US$167.98 millones.

2.    Productos alimenticios elaborados o semielaborados US$1,074 Millones.

3. Pescados, moluscos y demás invertebrados US$110.72 millones.

4. Arroz para el consumo US$11.3 millones.

MATERIAS PRIMAS

1. Materias primas para la agricultura US$163.3 millones

2. Materia prima para la industria alimenticia US$536.6 millones

3.    Aceites vegetales alimenticios US$152.8 millones

4. Maíz para alimento animal y humano US$247.9 millones

5. Trigo US$117.9 millones.

Hablamos de US$2,500 millones (RD$132,500 millones) en importaciones de alimentos en el 2018. Para el 2019 será de casi US$3,000 millones.

El pollo dominicano es ensamblado porque la alimentación es 100% importada. También parte de la industria cárnica.

Mas del 50% de las habichuelas son importadas, un 80% del ajo se trae del exterior, de cebolla se importa un 40% y a veces 60%.

Si usted se desayuna con huevos, queso, pan y café con leche, una gran parte de esos bienes son producidos con materia prima importada (leche, maíz, trigo y café en grano).

Para colmo también importamos azúcar refina y hasta piezas de pollos y cerdos.

En fin, estamos lejos de ser autosuficiente en alimentos lo que tampoco debe sorprender porque ningún país lo es.

La demanda de alimento por razones demográficas y mejores ingresos crecerá más rápido que la producción interna y eso nos obliga a mejorar la productividad en lo que somos competitivos y hasta potenciales exportadores y dejar de producir lo que simplemente es más barato importar.

Eso reduciría el precio de los alimentos y se gastaría menos en subsidios a rubros que tienen rentabilidad negativa. El arroz sería la única excepción ya que sin subsidio miles de pequeños productores desaparecerían.

Dejémonos de estupideces.