Listin Diario Logo
14 de noviembre 2019, actualizado a las 01:16 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista miércoles, 23 de octubre de 2019

PASADO Y PRESENTE

En torno a la bandera y el escudo (II)

  • En torno a la bandera y el escudo (II)
Juan Daniel Balcácer
jdbalcacer@gmail.com

Muchas personas soslayan el hecho de que el primer Congreso Constituyente, convocado en San Cristóbal -entre septiembre y noviembre de 1844-, sesionó en medio de circunstancias sobremanera extraordinarias, pues la emergente nación dominicana se hallaba inmersa en un estado de guerra. Los haitianos se resistían a aceptar la decisión de los dominicanos de liberarse del yugo opresor para constituirse en Estado libre e independiente, por lo que intentaron una solución del diferendo por la vía de las armas. Tras las batallas de marzo, en Azua y Santiago, respectivamente, la Junta Central Gubernativa comprendió que la cuestión dominico-haitiana solo tenía una solución militar, de suerte tal que, mediante decreto del 19 de abril, resolvió declarar “solemnemente y en toda forma, guerra abierta por mar y por tierra a la nación haitiana, como dañina y enemiga”.

Cuando los constituyentes abordaron el tema de la enseña que debía identificar a la nueva República, adoptaron el modelo concebido por Duarte -el cual Sánchez había enarbolado sobre la Puerta del Conde la noche del 27 de febrero- y establecieron dos tipos de bandera, la mercante y la nacional: “Art. 194. El pabellón mercante nacional se compone de los colores azul y rosado, colocados en cuarteles esquinados; y divididos en el centro por una cruz blanca de la mitad del ancho de uno de los otros colores, que toque en los cuatro extremos”.

“El pabellón de guerra -agregó el legislador- llevará además las armas de la República en el centro”. Acto seguido, se describió la forma y contenido de “las armas de la República” o Escudo, consistente en “Una cruz, a cuyo pie está abierto el Libro de los Evangelios, y ambos sobresalen de entre un trofeo de armas, en que se ve el emblema de la libertad, enlazado con una cinta en que va la siguiente divisa: Dios, Patria y Libertad. República Dominicana”. La distinción entre “pabellón de guerra” y “pabellón mercante”, uno con escudo y el otro sin él, data de 1844 y se mantuvo inalterable hasta la revisión constitucional de 1942. En ese año, el legislador por primera vez cambió el término “pabellón” por el de “bandera nacional”; sustituyó los colores rojo y rosado por “azul ultramar y rojo bermellón”; y amplió los elementos del Escudo nacional, como se conoce hoy día.


Más en Puntos de vista