Listin Diario Logo
14 de noviembre 2019, actualizado a las 01:16 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista martes, 22 de octubre de 2019

EL BULEVAR DE LA VIDA

El demorado infierno

  • El demorado infierno
Pablo Mckinney
pablomcKinney@gmail.com

A veces tener razón duele. Tal que, de tanto advertir su venida, Lucifer llegó y se instaló como en su casa en la casona de la Cervantes, con todo y mata de limoncillo.

Es lamentable que el PLD no haya sido capaz de renovarse sin partirse por la mitad. ¡Cuánta falta le hizo el sabio Salomón!

A Borges, el amenazado, “lo delataba un nombre de mujer”, “le dolía una mujer en todo el cuerpo”, ay, pero a estos peledeístas y expeledeístas no les delata ni les duele nada que no sea su ego. Sólo ellos existen, y de tanto insistir en su existencia han terminado por romper el matrimonio que tan buenos hijos (-seis triunfos-) ha procreado, superando a esas parejas que “ni se importan ni se estorban”, pero por lo menos “se soportan amistosas” pero estos dos PLD, ya ven, es que ni eso.

Uno de los grandes problemas de gobernar tanto tiempo es que uno se acostumbra demasiado a que siempre le den la razón.

Y pensar que lo de Danilo Medina y Leonel Fernández sólo era cosa de organizar unas primarias donde ellos garantizarían que -esta vez-, la rueda de las marrullerías electorales se detendría a las puertas de un despacho de Palacio y otro de FUNGLODE. Pero no pudo ser, y una vez más y como siempre, el pez grande se comió al más pequeño, a más saliva más hojaldres, y Caín acabó matando al alcalde de Santiago una vez más.

A veces, tener razón duele.

Lo del domingo no fue solo una división, sino la confirmación de que el infierno existe, y habrá una segunda vuelta donde nada está decidido, en un país donde la lucha de clases de los Soviets ha devenido en lucha de clanes por el poder. Y ahora todo es incertidumbre. ¿Podrá o no podrá Leonel Fernández ser candidato presidencial?

¿Y Margarita Cedeño? La doña es hoy el tesoro más apreciado del mar político demorado, no solo por su alta popularidad, sino por ser fuerte y aceptada donde leonelistas y danilistas son débiles y rechazados.

Un error es algo lamentable, pero dos errores podrían ser una tragedia, pues nada tan trágico como perder el poder o no ganarlo teniendo -sin llamarse Juan Luis Guerra-, llave del corazón electoral a mano. Por cierto, ¿tiene límites el machismo leninismo dominicano?


Más en Puntos de vista