Listin Diario Logo
14 de noviembre 2019, actualizado a las 10:45 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista domingo, 20 de octubre de 2019

TECLAZOS

Adiós, Tomás na´más

  • Adiós, Tomás na´más
Juan Eduardo Thomas

Tomás Paredes fue un ser humano excepcional. Nos conocimos hace ocho años y pico a mi entrada como pasante al Listín. Yo era un muchacho de 21 años que quería escribir para todas las revistas y las secciones del periódico y él una sonrisa andante, de cálido afecto y una palabra motivadora.

Los últimos años siempre recaímos en hablar de “su hijo”, que es también mi hermano, Orlando Jerez, con quien entré por primera vez a esta empresa.

Me contaba de la última vez que lo vio, de lo gordo que estaba y del cariño que se profesaban. Yo le decía que mi hermano era tan sinvergüenza que me había echado al olvido. Entonces reíamos. 

Nunca le vi molesto. Nunca le escuché hablar mal de nadie.

Trabajó en el LISTIN por casi 30 años y siempre conservó su amor al trabajo, el respeto a sus compañeros y el ánimo por dar la milla extra.

A Tomás le vi por última vez el jueves por la tarde mientras hablaba con Dalton Herrera en la Redacción del periódico. Se nos acercó, hizo un chiste como de costumbre acompañando su saludo y siguió alegrándole el día a otros compañeros.

Cuando nos encontrábamos en los pasillos me gustaba llamarlo “Don Tomás”, con un taconeo de zapatos y un saludo al estilo militar. Él, entre risas, me pedía que le dijera “Tomás na´más”, por aquello de que no tenía dinero para ser elevado a la categoría de don. Luego me corregía el saludo militar ya sea porque no alineé correctamente la palma para el saludo o porque los zapatos no sonaron de la manera más adecuada. Más bromas que correcciones reales.

La noche del viernes murió. Y con él una parte de las sonrisas de este diario y sus revistas.

Ojalá el ejemplo de Tomás nos quede a todos cuantos seguimos aquí. Y que su partida sirva para imitar su ejemplo de caballerosidad, de buen trato, amplia sonrisa y acompañamiento sincero. Que nos sirva para terminar de comprender que esta vida es un ratito. Un soplo.

Buen viaje, don Tomás.


Más en Puntos de vista