PENSANDO

DiscĂ­pulos de Bosch

Ricky Noboa

El pensamiento del Prof. Juan Bosch ha trascendido las fronteras de su partido, dejando atrás a una serie de discípulos que piensan que su legado moral es una herencia y no entienden que su ejemplo patriótico, que no han sabido sustentar, es una necesidad de todo un pueblo que con pesar observa una ruptura entre sus principios y las acciones que están reñidas con las ideas que profesó en sus anhelos de una liberación con base en principios innegociables, en la lucha por servir y no servirse del pueblo.

Expresiones como: “Si no puedo ver por mí mismo la liberación de este pueblo, la veré a través de mis ideas”. Hoy, la lucha de intereses predomina en un liderazgo que se aleja de esos principios, que representan el verdadero capital de dignidad del ejercicio político. Bosch expresó: “Mi aspiración es que un día, los niños que están empezando a hablar sean hombres viejos y de nosotros no quede sino una cruz sobre una tumba, ellos digan a sus hijos que el compañero Juan vivió y murió pensando cada momento en servir a su pueblo”.