ORLANDO DICE

Las encuestas siguen

Orlando Gil

Lo menos que se dijo de los participantes en la preselección del precandidato que representaría a la corriente de Danilo Medina en las primarias del PLD, fue que se dejaron engañar con encuestas.

Incluso se acusó del daño a una firma que tiene buenas relaciones con el gobierno, pero que no estuvo entre las escogidas.

El sondeo en cuestión fue administrado por los propios interesados que accedieron al medio ante la imposibilidad de ceder y decidir cuál era el más fuerte entre todos.

Igual se cuestionó que se realizaran tantas mediciones y que estas dieran números tan disímiles y contradictorios. El mayor escarnio para que les parecían más parciales.

Aunque una dio empate técnico, y esa desató los demonios del aspirante que se consideraba favorito.

Muchos sondeos lo colocaban delante, por lo que ese empate fue una afrenta.

Un dato interesante es que las encuestas que divagaban antes que acertar, fueron prodigiosas en la modalidad boca de urna.

Estas apreciaciones vienen a cuento, pues se pensaba que después de tantos fracasos continuados, los políticos se olvidarían de ese tipo de escrutinio.

Pero no, todo lo contrario.

El PRD y el PRSC se valdrán de ese método para determinar sus candidatos a distintos niveles y posiciones.

El Reformista estaba supuesto a iniciar ayer domingo 13 las mediciones.

Ojalá sea pato y no gallareta.

No se conoce la forma en que será dirigida la investigación, y en el PRSC todo se maneja con misterio, con secreto de cúpula que no comparte.

Aunque para un Quique Antún que corre bien, siempre hay un Héctor Rodríguez Pimentel que intenta alcanzarlo, o un Eddy Alcántara que conoce el TSE.

En el PRD la situación no sería diferente, pues el intercambio de reservas con el PLD, o ahoga aspiraciones o dará agua de beber a Miguel Vargas.

Todavía los perredeístas recuerdan los engaños de otra época, en que el líder jugaba con las encuestas y descartaba a los incautos con unos números que por lo bajo se calificaban de supermercados.

Habrá que ver en qué termina esta nueva experiencia.