Listin Diario Logo
16 de octubre 2019, actualizado a las 11:19 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista miércoles, 09 de octubre de 2019

ORLANDO DICE...

Acuerdo de desacuerdo

  • Acuerdo de desacuerdo
Orlando Gil
gil@claro.net.do/@orlandogildice

La pregunta anda en el aire y ni se cansa ni se sofoca: ¿Qué fue lo que trataron los miembros de la Junta Central Electoral y Leonel Fernández en la reunión que sostuvieron previo a las primarias?

Dicen que hablando se entiende la gente, y la impresión que se dio entonces fue de comprensión, empatía y total acuerdo.

Los magistrados convencieron a los contertulios de Funglode del prodigio que tenían en manos y que aplicarían en las primarias. Cualquier duda se pudo aclarar, y nada -que se sepa- quedó pendiente.

Parece, sin embargo, que en el repaso de Fernández con sus estrategas, que no habían participado en el encuentro, se advirtieron situaciones que no fueron discutidas cuando hubo oportunidad.

Se pensó, por ejemplo, que no debía confiarse tanto en el organismo, pues en política no es bueno poner la suerte en la fuente de terceros.

Que había que tener control de toda circunstancia, pues en todas las consultas, y en más en las novedosas primarias abiertas y simultáneas, en un día claro podía llover.

Entonces se decidió ir colocando banderillas, de manera que el toro no pudiera desplazarse por el ruedo con tanta majestad.

Ponerla a prueba en esto o en lo otro, pues mejor necio que entregado.

Contar a mano ciento por ciento, después cincuenta por ciento, y no veinte por ciento, como se había establecido. El voto automatizado fue aprobado casi de manera unánime, pero no solo el azar es caprichoso.

Podían faltar acordes para una canción, pero el pentagrama no era de la Junta Central Electoral, sino de Fernández, y, o se le hacía caso o subvertía la partitura.

El precandidato derrotado es admirable, pues sorprendió al órgano electoral y a sus propios seguidores con el improbable algoritmo.

Google está encantado y agradecido, pues hasta físicos que se suponen hombres de ciencia, productos de academia, no dominaban el término y fueron obligados a actualizarse.

El país avanza, y la política se adelanta a los tiempos, y gracias a Fernández hasta un motorista discurre con la sabiduría de un Nobel de Física.


Más en Puntos de vista