Listin Diario Logo
16 de octubre 2019, actualizado a las 11:19 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista miércoles, 09 de octubre de 2019

FUNDACIÓN SALESIANA DON BOSCO

Pucho, Colacho y Johnny

  • Pucho, Colacho y Johnny
Luis Rosario

Tres en uno. No se trata de aceite (lubrica, limpia y afloja) o de jugo (remolacha, zanahoria y naranja).Tampoco me estoy refiriendo a los Tres Mosqueteros, a los Tres Chiflados, a los tres que echaron a Pedro en el pozo, a los tres golpes ni a Tres Patines. Menos todavía al bueno, el malo y el feo. Ah, de seguro alguno pensará también en Melchor, Gaspar y Baltasar. ¡Que nooo!

¿Y entonces, quiénes son? Uno se crió en un barrio popular de Santo Domingo; otro, aunque tiene olor a Islas Canarias, es cubano por adopción; y el tercero vio la luz de la vida en Jarabacoa.

Llevan los nombres artísticos de Pucho, Colacho y Johnny. Juntos han escrito una hermosa historia en el arte de amar a Dios y a la juventud.

Cada uno, a su modo, ha acumulado en la vida un tesoro, anunciando cosas buenas a este mundo, tan acostumbrado a revolcarse en la maldad.

A los tres, en uno, se les celebró el pasado sábado los cincuenta años de ordenación sacerdotal. No es paja de coco.

Han dedicado ese largo tiempo de servicio a la juventud en diversas partes, pero con el mismo espíritu salesiano, pues consagraron sus vidas a caminar agarrados de la mano de Don Bosco, para hacer de los jóvenes buenos cristianos y honrados ciudadanos. Los salesianos de estas tierras de Las Antillas han tenido por años el testimonio de grandes misioneros que han venido a trabajar y guayar la yuca a favor de nuestra gente, especialmente en beneficio de la juventud más necesitada.

Basta recordar, entre tantos otros misioneros a Ricardo Pittini, Antonio Flores, Andrés Németh y una lista larguísima de salesianos que abandonaron sus patrias para entregarse al servicio de nuestros pueblos.

Pues esta vez podemos poner en alto a tres que han sido fruto de nuestra cosecha, de nuestras tierras, y que, con un mismo corazón salesiano, han sido misioneros de la bondad y el amor.

Han enseñado a este mundo que es mejor hacer el bien que encaminarse inadecuadamente en la vida haciendo el mal.

Vaya nuestro reconocimiento y felicitación a los ejemplares salesianos Ángel Soto (Pucho), Nicolás Navarro (Colacho) y Johnny Guzmán (Johnny).


Más en Puntos de vista