Listin Diario Logo
17 de noviembre 2019, actualizado a las 08:44 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista martes, 08 de octubre de 2019

PEREGRINANDO A CAMPO TRAVIESA

Carta de Pío II al Sultán

  • Carta de Pío II al Sultán
Manuel Pablo Maza Miquel, S.J.
mmaza@pucmm.edu.do

Tras la caída de Constantinopla en 1453, Calixto III (1455 - 1458), y luego Pío II (1448 - 1464) animaron a todo Occidente a combatir a los turcos. En 1458 Mohamed II ¡ya estaba en Belgrado! Pío II convocó para el 1 de junio de 1459, una reunión en Mantua. Primero Pío II pacificó Italia. Pero a Mantua no acudió ningún príncipe, solo representantes que hablaron bonito, cual figuras caribeñas, pero no resolvieron nada. Pío II proclamó la cruzada.

A fines de 1461, Pío II decidió dirigirse personalmente a Mohamed II. Se basó en una obra del Cardenal Nicolás de Cusa que mostraba la verdad del cristianismo, apoyándose en el Corán. El papa exhortaba “Al ilustre Mahomet... no nos condenes antes de juzgarnos... Demasiadas guerras habéis tenido tú y tus progenitores contra los cristianos, demasiada sangre se ha derramado...No confíes en la desidia de los cristianos, pues se unirán todos cuando oigan que tu acometes al corazón de la cristiandad”. Le recuerda que cristianos y mahometanos están de acuerdo en la inmortalidad del alma. La Trinidad les separaba. Mostró lo sublime de la felicidad eterna cristiana, superior al materialismo carnal del paraíso del islam. Le argumentaba al Sultán cómo el Islam era contrario a “a la verdadera sabiduría”. Le animaba a bautizarse, los turcos le imitarían y todos le glorificarían.

Viendo Pío II que no podía mover los corazones cristianos, él mismo, anciano y enfermo, tomó la cruz, en San Pedro, el 19 de junio de 1464. Al llegar a Ancona no encontró a ningún príncipe, pero había cientos de cristianos sencillos dispuestos a acompañarle. El papa murió la noche del 14 de agosto. Enterraron su corazón en Ancona, su cuerpo en Roma.

Giuseppe Tofanin (1953) consideró que la carta nunca fue enviada. I de Lungo opinó: “Ante esta carta un erudito estudioso se muerde la mano y exclama: -- ¡Ay, si Mahomet hubiese sabido latín! Y Gioachino Paparelli (1950): “¡De acuerdo!, pero si Mahomet hubiese sabido latín en el sentido pretendido por Pío II, no hubiese sido necesario escribir aquella carta. El ‘capo’ del islam hubiese acudido espontáneamente, en una mano la Biblia, y en la otra Cicerón, a postrarse a los pies del romano pontífice” (Villoslada y otros, BAC 199, 1967, 385- 388). ?

   

El autor es profesor Asociado de la PUCMM