Listin Diario Logo
06 de diciembre 2019, actualizado a las 07:46 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista lunes, 23 de septiembre de 2019

EN RELEVO

¡“Tan cogío”…! ¿Pero quiénes…?

  • ¡“Tan cogío”…! ¿Pero quiénes…?
Oscar Medina
oscarmedina1974@gmail.com

En el baseball con frecuencia se utiliza la frase “el juego habló” para referirse a momentos y situaciones que advierten cuál será el desenlace del partido. Trasladando ese concepto al escenario político, se podría decir que los tipos y tonos de los mensajes que se emiten desde las candidaturas que tercian en las primarias del Partido de la Liberación Dominicana, parecen indicar el resultado final de la contienda.

Por un lado Gonzalo Castillo mantiene un discurso moderado, de unidad, y no incurre en lenguaje denigrante en contra de sus adversarios. Cuando Castillo y los coordinadores y voceros de su campaña se refieren a Leonel, lo hacen con respeto y deferencia personal y familiar. De ese lado nadie se muestra combativo ni emite mensajes agresivos o desconsiderados contra Fernández, sus seguidores y simpatizantes. Y los equipos de comunicación y redes sociales que sirven a esa estructura no montan campañas sucias ni negativas en contra de Leonel y sus colaboradores, y mucho menos intentan asociarlos con actos de corrupción o narcotráfico.

Pero esa no es la conducta en la acera del frente. El propio Leonel Fernández abandonó la prudencia y sosiego que le caracterizan para asumir un discurso victimista impropio de quien dice aventajar holgadamente a su adversario; utiliza con frecuencia una retorica agresiva, cargada de amenazas e insultos, con emulaciones bélicas como la que hiciera de Winston Churchill y aquello de pelear en campos y ciudades, simbologías boxísticas como colocarse unos guantes para “noquear” al contrario, y rozó la procacidad con aquel “carajo” que soltó en Azua; insiste en que vencerá “el poder y el dinero” y acusa a sus adversarios de “soberbios” y “prepotentes”.

Y si eso es Leonel, que es decente y compuesto, que decir de la gavilla comunicacional a su servicio, sobre todo en ese estercolero de las redes sociales. Esa gente no dedica media palabra a destacar las virtudes de su líder o sus planes para este país, y sin embargo se pasan las 24 horas del día atacando, acusando sin pruebas, calumniando y mintiendo sin parar.

 ¿Cuándo se ha visto que quien dice tener una ventaja cómoda utiliza un lenguaje agresivo, llena de insultos, inventos y fabulas...? Si en verdad comandarán la competencia interna setenta a treinta, deberían transmitir mensajes de armonía y unidad, para facilitar la integración plena de todo partido cuando todo esto pase.

Por igual, al acercarse la fecha de las primarias, las huestes leonelistas intentan acosar al arbitro y deslegitimar el proceso. Para ello cuentan con algunos de los fabuladores y turberos que quisieron manchar las elecciones del dieciséis, de cuyas fauces ya salen los mismos ladridos cuestionando la fiabilidad del uso de las tecnologías para el voto, el escrutinio y la transmisión de resultados.

Y quien supuestamente marcha triunfalmente.... ¿Debería intentar deslegitimar el proceso...? Esa es una argucia de mal perdedor.

 En fin, que los mensajes, discurso y actitudes del leonelismo no se compadecen con quien dice “estar ganado”... Y su lenguaje verbal y no verbal dista mucho de quien grita altivamente tener “cogío” al adversario.

Entonces… ¿Quiénes son los que “tan’ cogío”…?