Listin Diario Logo
18 de septiembre 2019, actualizado a las 05:48 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista jueves, 22 de agosto de 2019

ORLANDO DICE

La discriminación no vale

  • La discriminación no vale
Orlando Gil
gil@claro.net.do/@orlandogildice

Los peledeístas son los menos indicados para cerrarse a cal y canto en que Leonel Fernández o Danilo Medina, como era el trance en tiempos recientes.

Como se evidencia ahora tienen una cantera de potenciales candidatos, y ninguno puede ser descalificado, pues son sus bueyes y no pueden arar con otros.

Incluso si el retiro de la camiseta se hubiera producido un año antes, la situación fuera otra. Más auspiciosa para el relevo de circunstancia.

¿Cómo mojar los pequeños predios con el agua represada?

Hubiérase evitado el engaño de Leonel Fernández midiéndose con séptimas partes del todo de Danilo Medina, como acaba de ocurrir.

No es equitativo ni honesto que un precandidato que lleva en campaña desde el 1994 se compare con un recién salido o con compañeros que por razones conocidas no pudieron desarrollar sus potencialidades.

Si las encuestas se respetaran, no se prestaran a ese juego alevoso, artero, pues en este momento no queda de otra que observar el desempeño, no solo de los siete seguidores de Medina, sino también de los fuera de equipo.

Lo propio de Fernández sería esperar al ganador de esa preliminar para batirse o en lo altico o en la bajadita. Hacer lo que está haciendo revela desesperación.

¿Qué sentido o provecho tiene posicionarse frente a aspirantes que abandonarán la contienda una vez se decida uno?

Tampoco es noble llamar a la competencia malagradecida porque algunos fueron funcionarios de su administración, como si ese cometido lo excluyera de cualquier escrutinio en que participara.

Si se volteara la mesa, la descalificación se diera en contrario. No se puede ser líder con un ascendiente que solo alcanza a una minoría.

Eso no sucedió por ejemplo cuando Juan Bosch, o el José Francisco Peña Gómez posterior a la expulsión de Jacobo Majluta.

Uno fue líder de todo el PLD, el otro - por su parte -- lo fue de todo el PRD.

No se puede ser líder, ni tampoco estadista, dándole al chisme la categoría que no tiene ni debiera tener. No puede ser asunto de Estado.


Más en Puntos de vista