Listin Diario Logo
01 de septiembre 2019, actualizado a las 01:01 PM
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista sábado, 17 de agosto de 2019

SONDEO

¿Pacto secreto?

  • ¿Pacto secreto?
Luis Encarnación Pimentel
Encar-medios@hotmail.com

Una vez el presidente Danilo Medina desactivó el foco sedicioso que permeaba el escenario de la última reunión del comité central del PLD en la que se escogerían los precandidatos presidenciales morados para el 2020, creció la gran percepción de que el partido fundado por Bosch volvía a poner de manifiesto su vocación de poder y capacidad de entendimiento en los momentos cruciales, cuando la unidad interna está en peligro. No importaba que tras un acto de mal gusto del dirigente Camejo, que pudo ser parte de un guión, el gobernante apareciera como un “salvador” de la situación, porque lo importante era que se garantizara la unidad y que la democracia fluyera. Se seria mezquino si no se viera como un aporte oportuno de Danilo, que debió repetir ayer para salvar al país de nuevas tensiones e incertidumbre repetida en torno al Congreso. A partir del resultado y de los rostros que mostraban Medina y Fernández en ese evento, uno al lado del otro (que Temo -no se sabe por qué insiste - tildó de una “hipocresía”), primó la creencia de que el PLD crea sus crisis para copar la atención del país, pero que al final las partes encontradas siempre se ponen de acuerdo. En ese momento, un grupo de intelectuales y comunicadores- en tertulia vespertina del sábado - fue más lejos, pues llegó a la conclusión de que entre Danilo y Leonel había una especie de pacto secreto, no escrito y de alta política, con miras a garantizar la permanencia del PLD en el poder. Hasta que palabra y pacto rodaran ayer por el suelo en la Cámara de Diputados al incumplirse lo de la alternabilidad con Demóstenes Martinez, se daba por un hecho que - pese a las líneas de atice al fuego de Felucho y Temo (?) - Danilo y Leonel estarían obligados a entenderse, para evitar que al PLD le “entre el mar” y que el barco morado “haga agua “. Ya no se sabe, porque si no hay palabra, ni honor ni arbitro partidario responsable, cualquier cosa se hace o tropelía se puede. Ahora se entiende lo de las excusas múltiples para no reunir al CP del PLD, cuyos miembros hicieron como el avestruz, aunque, en verdad, ya no tenían que ratificar algo que el órgano había aprobado y se venía cumpliendo, y que, por demás, al ser refrendado por el Tribunal Superior Electoral, adquiría fuerza de ley. De hecho, eso fue lo que se violó al imponerse a Camacho, en una mala señal para la unidad y la estabilidad. Con Demóstenes, hombre manso y decente, Danilo no perdía nada y se evitaba de “ruidos” por posible nuevos amagos de “reforma” (¿).