Listin Diario Logo
10 de diciembre 2019, actualizado a las 01:08 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista martes, 16 de julio de 2019

EN LA RUTA

Reivindica

  • Reivindica
César Duvernay

Más allá de las operaciones técnicas, hay que reconocer que la Corporación del Acueducto y Alcantarillado de Santo Domingo (CAASD) ha aportado grandes soluciones en el orden social a los munícipes del Gran Santo Domingo.

Y es que enfrentada a los grandes pasivos estructurales y de distribución de una metrópolis que en menos de 25 años ha experimentado crecimientos demográficos (y por consiguiente de demanda) impresionantes, la CAASD también contribuye a soluciones de otras índoles. En ese tenor, la semana pasada fue dado a conocer el inicio, para finales de este año, de la segunda etapa del proyecto de rehabilitación de la triste y trágicamente célebre cañada de Guajimía, una obra que beneficiará a más de 300 mil personas no solo en cuanto a agua potable y alcantarillado, sino también en materia de salud, medio ambiente y accesibilidad vial. Según el director de la CAASD, Alejandro Montás, la acción impactará las cañadas Buenos Aires, El Indio y La Ureña, así como los ramales Villas Aura y Las Caobas, cuyos moradores tendrán, en adición el beneficio de una moderna planta de tratamiento.  La fase II del Proyecto de Saneamiento Pluvial y Sanitario de la cañada Guajimía, en Santo Domingo Oeste, tendrá un costo de 138 millones de dólares, de los cuales 50 provendrán de la cooperación con Canadá, y abarcará una extensión de 8.2 kilómetros con 500 soluciones habitacionales. Indiscutiblemente otra obra premium del gobierno del presidente Danilo Medina que reivindica los anhelos de la población vulnerable.