Listin Diario Logo
15 de septiembre 2019, actualizado a las 03:24 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista jueves, 11 de julio de 2019

EN LA DIANA

Tasa de devaluación esperada

ROLANDO REYES
macroanalisiscorporativo@gmail.com

 Primer Tiro
El gran asunto pendiente de análisis es el posible impacto cambiario que podría tener una reducción de 50 puntos básicos en la Tasa de Política Monetaria (TPM) del Banco Central. La deducción de este resultado es simple y sencilla: Si la gran mayoría de los analistas y economistas están de acuerdo en que la política monetaria expansiva puesta en vigencia a partir del presente mes de julio es suficiente para cerrar la brecha entre el ritmo de actividad económica actual y el contemplado en el Marco Macroeconómico, y si también están de acuerdo con que dicha política no produciría una aceleración de la inflación por encima del rango máximo contemplado en el Programa Monetario, entonces el asunto a ser analizado se reduce al posible impacto cambiario de la nueva situación de flexibilización monetaria. Según la teoría de la paridad de tasas de interés, la diferencia entre las tasas de interés de los activos financieros del mercado doméstico y las pagadas en el mercado internacional por activos de riesgos y plazos equivalentes debe ser igual a la tasa de devaluación esperada, a la cual se suma un margen cambiario adicional igual a la prima de riesgo descubierta.

Segundo Tiro
Además de la tasa de interés de paridad, también existe la Tasa de Interés Neutral (TIN), la cual se define como aquella que mantiene el crecimiento en su nivel potencial sin causar presiones inflacionarias. Al igual que otros muchos bancos centrales que siguen metas de inflación, las decisiones del Banco Central de la República Dominicana se orientan por la TIN. Si el crecimiento es menor al potencial, entonces la aplicación de una política monetaria expansiva como la actual tiene un sustento empírico robusto, pues en esa circunstancia la TIN es menor que la tasa de interés promedio del mercado, la cual se reduciría con una reducción de la TPM. Y hay que agregar que esa decisión desmonta en su totalidad el argumento de que la política monetaria ha mantenido permanentemente altas tasas de interés real como medio de garantizar una permanente entrada de capitales, lo que a su vez permite mantener, también de manera permanente, la subvaluación del tipo de cambio.

Tercer Tiro
Según su ecuación fundamental, las variables cambiarias no tienen ninguna incidencia en la TIN. Pero los cambios en la TPM que persiguen acercar la tasa de interés promedio del mercado a la TIN, determinan los rendimientos promedios de los activos financieros domésticos denominados en moneda nacional, y según la ecuación de la tasa de interés de paridad, esta debe ser igual al rendimiento equivalente en moneda extranjera, más la Tasa de Devaluación Esperada (TDE), más una prima de riesgo al descubierto, de lo cual se deduce que una reducción de la TPM debe producir una reducción de la devaluación esperada, o de la prima del riesgo adicional no cubierto. Aunque el aumento del nivel de reservas internacionales del mes pasado es mucho mayor que el posible aumento de la demanda de dólares que producirá la aceleración del crecimiento, es la caída en la demanda de rendimientos en el mercado doméstico de capitales lo que podría garantizar que la reducción de la TPM sea consistente con la TDE.