Listin Diario Logo
13 de noviembre 2019, actualizado a las 01:44 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista martes, 25 de junio de 2019

ORLANDO DICE...

El invierno de los caminantes blancos

  • El invierno de los caminantes blancos
Orlando Gil
orlandogil@claro.net.do/@orlandogildice

En lo que llega el invierno y los caminantes blancos se aprestan a invadir, conviene disfrutar el juego de inteligencias, que no de tronos, de los seguidores de Leonel Fernández y Danilo Medina.

Los primeros censuran la militarización de los alrededores del Congreso Nacional y denuncian la acción como una manifestación de dictadura.

Las autoridades -se supone- actúan por razones de seguridad, para preservar el orden público en una zona en que se producen protestas a diario.

Las fuerzas policiales llevan días en el lugar, y desde el pasado fin de semana se adicionaron los militares. Un hecho que no sería nada del otro mundo si se ve a los guardias como refuerzo natural.

La Policía Nacional, se tiene demostrado, no se basta a sí misma y necesita del concurso de las Fuerzas Armadas. Los operativos conjuntos contra la delincuencia explican que en este caso también se den la mano.

Además de que no puede negarse que el ánimo entre los diputados se sale de casillas. Incluso resulta interesante que las confrontaciones no se den de hombre a hombre, ni de mujer a mujer, sino de hombre a mujer.

El honorable Merán contra Lucía Medina, el honorable Quiñones contra Lila Alburquerque. Aunque llama la atención que los hombres pierden la compostura y las mujeres mantienen la calma.

Hasta ahora no ocurre, pero se teme que los danilistas y leonelistas lleguen a vías de hecho, pues hay temperamentos que no se contienen.

Las concentraciones de Fernández eran piedras en el zapato de los parciales de Medina, hasta que se produjeron las réplicas.

Tal vez las segundas no superaran las primeras, pero fueron expresiones de Me Too (yo también) y rivalidades en la calle.

Ahora se rueda la tuerca con el silencio de Medina. Sea que lo haga a posta o sea su manera de ser (y parece que las dos), la zozobra que provoca va a matar del corazón a los suyos y a sus oponentes.

En la Cámara dan café en vasos de plástico, también agua y pastillas, como a los locos en los manicomios.


Más en Puntos de vista