Listin Diario Logo
13 de noviembre 2019, actualizado a las 01:44 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista martes, 25 de junio de 2019

POLÍTICA Y CULTURA

¡Esperamos tu novela, Mario!

  • ¡Esperamos tu novela, Mario!
Tony Raful
tony.raful5@yahoo.com

Durante la celebración de la exitosa Feria Internacional del Libro de Madrid, dedicada a República Dominicana, se efectuó dentro del programa de dicho evento, una interesante plática entre la escritora Soledad Álvarez y el Premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, sobre los temas dominicanos en la producción literaria del laureado escritor.

Ante un público entusiasta que abarrotó el local, y con la presencia del embajador Olivo Rodríguez Huertas, se desarrolló el diálogo. Olivo fue el coordinador e inspirador de aquella jornada masiva de escritores e intelectuales dominicanos.

Hablando de la novela que estaba escribiendo y que se publicará en los próximos días, Vargas Llosa reveló que el tema de su novela se lo había dado un escritor dominicano que se encontraba en el lugar, y que se llamaba Tony Raful, pasando a explicar cómo se había producido ese hecho asombroso. Resulta que hace casi tres años, a raíz la visita de Vargas Llosa al país, donde ofreció una conferencia sobre el pensamiento del gran Pedro Henríquez Ureña, la familia De Moya, tanto el exitoso empresario, Diego De Moya, como su distinguida esposa, la excelente profesional, Patricia De Moya, ofrecieron a Vargas Llosa una recepción en su residencia, a la cual fui invitado.  Al terminar la recepción, y empezar a irse los invitados, me acerqué a Vargas Llosa, desarrollando un diálogo de  casi una hora y media. Vargas Llosa, a quien ya conocía y con quien había compartido anteriormente,  me interpeló, para inquirir sobre qué estaba escribiendo ahora.

Aproveché  para decirle que le tenía el tema de su próxima novela. Yo acababa de escribir,  “La Rapsodia del Crimen”, un libro de historia donde  en base a investigaciones documentales, se destaca la participación de Trujillo en la muerte del presidente Carlos Castillo Armas de Guatemala en 1957,  orquestada directamente por el coronel Johnny Abbes García. Pero el material propuesto para la  novela era inmenso y giraba alrededor de un escenario de intrigas, fábulas e inventivas  de dimensiones narrativas, que solamente un maestro como Vargas Llosa puede asumir. Dos días después, me llamó por teléfono para decirme, que si yo estaba en disposición de volverle a contar lo que yo le había contado, porque tenía 48 horas sin dormir, pensando en todo lo que yo le dije.

La historia es larga y tiene periplos, pero sólo Vargas Llosa puede desbordarla  ampliando y dando nuevos contenidos a partir de la esfera mágica de lo contado. Desde entonces, Soledad Álvarez, Bernardo Vega y yo, hemos estado gravitando como ejes alrededor del mundo prodigioso de la inminente novela de Vargas Llosa.  Pero cuando Vargas Llosa mencionó mi nombre y dijo que yo era el responsable de esa nueva novela, confieso haber visto en su gesto una generosidad ilimitada, una actitud espléndida de un gigante de las letras y extraordinario intelectual.  ¡Gracias Mario, esperamos tu gran novela!


Más en Puntos de vista