Listin Diario Logo
22 de julio 2019, actualizado a las 06:30 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista viernes, 14 de junio de 2019

EL BULEVAR DE LA VIDA

El David

  • El David
Pablo Mckinney
pablomcKinney@gmail.com

La joven Lisa Marina Elías, acusada de participar en el atentado contra el jefe de seguridad del suegro del presidente Medina, había salido de la cárcel hacía 8 meses, luego de cumplir la mitad de una condena de 10 años; Oliver Moisés, unos de los acusados de participar en el atentado contra David Ortiz, estaba en libertad a pesar de que en 2017 había sido condenado a cinco años de cárcel.

  Lo más grave de los casos de Marina y Oliver es que ellos no son la excepción sino la regla, y puedo citar ejemplos: El joven que a punta de pistola atracó a una de mis Paola, al igual que los que secuestraron a la hija del periodista Geomar García, al ser apresados por la Policía acumulaban más fichas que un investigador novato en una biblioteca británica.

 Así andábamos, cuando un siniestro personaje, de tan confiado en burlar la justicia se atrevió a contratar a unos jóvenes jodedores para atentar contra la vida de David Ortiz, en una chapucería delictiva y un sicariato de M que no es de martes, aunque hay que admitir que gracias a esa chapucería David está vivo. Un sicario profesional no hubiera fallado.

 La tragedia del Big Papi nos ha permitido constatar el tamaño de las miserias humanas, y también la importancia de contar con una prensa profesional y objetiva, pues a los pocos minutos de ocurrir el hecho, las redes sociales se convirtieron en una hoguera de rumores, maledicencia, envidia, y un afán cercano a la obsesión por re-victimizar a la víctima, al intentar presentar como un error que, un ciudadano a quien sus esfuerzos y talentos hicieron millonario, quisiera ser feliz entre los suyos, (como si hubiera otra manera de ser feliz), y además, -hagan memoria-, peores cosas han ocurrido en plena avenida Lincoln de Santo Domingo o en Casa de campo de “Romana”.

Inmensamente agradecidos, queda aquí nuestro mensaje para David, para ese muchacho grande y querido, que es solidario como un suegro, bueno como un vecino y humilde como un maestro, en fin, que te queremos, Big Papi. En este bulevar y sus nostalgias, en CDN y su matutino, en Color Visión y su McKINNEY, en todos los soles de la emisora ZolFM te queremos, y estamos muy orgullosos de tu bate y sobre todo de tu buen corazón. Amén.


Más en Puntos de vista