Listin Diario Logo
21 de septiembre 2019, actualizado a las 04:39 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista miércoles, 12 de junio de 2019

Previsibilidad económica

Manuel Fermín

i El sector privado aportó en el 2017, 83.7% del PIB, un aproximado de US$63 mil millones y el sector público un 9.6% de un Producto Interno Bruto de US$ 76,034 millones, entonces esa es la mayor razón de producir un efecto beneficioso para la estabilidad y fortalecimiento del brazo productivo privado: la iniciativa liberatoria del encaje legal por un monto de 29,200 millones de pesos en la banca comercial. Un fuerte impacto beneficioso.

Avizorando el porvenir inmediato y para no tener que experimentar vivas y dolorosas incertidumbres y realidades del desempeño económico, como sucedió en el primer trimestre del 2013, las autoridades monetarias lideradas por el Banco Central han dispuesto poner ese monto de millones para reactivar el crédito y dinamizar la economía. No hay dudas de que los indicadores económicos han o habrán de presentar dificultades si no se obtempera a medidas como las anunciadas, sin embargo, no pueden ni debe confundirse con una parálisis consolidada como un elemento definitorio de la política económica, como un rescate. Hay referentes y modelos de estas disposiciones y han dado los resultados esperados. O sea no es una acción desesperada ni circunstancias políticas, desde luego, las actividades productivas, ni la sociedad, y mucho menos la inversión extranjera y los agentes crediticios extranjeros, soportan lo que es caminar hacia el enfrentamiento político a que nos puede llevar o conducir las actividades políticas y electorales que se generan en el ambiente partidario que sí crean un abismo grave. La mayoría de empresarios y profesionales del ramo han aprobado la decisión de la Junta Monetaria, e incluso, han hecho análisis pormenorizado del crédito privado, del crecimiento económico, del desempeño recaudatorio, y destacan la disminución de su desempeño, pero repito, no es parálisis, sino instrumentos financieros, un cambio en la normativa que da respuesta a las vulnerabilidades propias de un sistema monetario seguro.

Si algo distingue a Héctor Valdez Albizu, es su compromiso con la realidad de un funcionario económico con los pies en la tierra y donde nunca ha imperado la incertidumbre ni el descuido por encima de la previsibilidad, principal condición de la estabilidad y requisito de prosperidad económica y social.