Listin Diario Logo
19 de julio 2019, actualizado a las 12:14 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista jueves, 06 de junio de 2019

ORLANDO DICE

El Presídium de Danilo

  • El Presídium de Danilo
Orlando Gil
orlandogil@claro.net.do/@orlandogildice

La idea fue del presidente Danilo Medina de juntar en un solo lugar a la crema y nata de su grupo. Convertir ocasionalmente la reunión de la Otán en presídium.

Recordara antiguas maneras, pero -en  cierto modo- muy apropiadas al PLD de inicios.

A la Otán asisten cada lunes tres precandidatos y en el último encuentro se incluyó a Andrés Navarro y a Francisco Domínguez. Reinaldo Pared va cuando lo hace el mandatario.

El propósito era conocer el parecer sobre la propuesta del sector de Leonel Fernández, la cual fue vista desde un principio como una jugada inteligente para dividir a los seguidores de Medina que ocupan posiciones electivas y quisieran repetir sin coger lucha.

El líder, contrario al dictador, unificando criterios con sus conmilitones, de manera que se tomara una decisión de conjunto y nadie se saliera del tiesto.

Además, no podía ser de otro modo, pues qué sentido tendría promover y aprobar primarias abiertas y después plantear una reserva parecida a la del 2015 de reelección arriba, en el medio y abajo.

Dicen los parciales de Fernández que lo suyo fue una sugerencia de método, y no hay por qué decirles que no. Solo que la cotorrita sí estaba ahí.

Aunque igual sería una situación contra natura.

El PLD no solo abrió su padrón y los simpatizantes se están inscribiendo y formando comités de base, sino que garantizó a los nuevos el derecho a participar en el proceso de escogencia de candidatos.

No podría por tanto decirles tan pronto que no, que la promesa fue un borrón en el cuaderno del partido y que en los cargos de importancia continuarían los actuales ocupantes.

Igual el hecho de que las aspiraciones en el partido morado desbordan su marco natural, y el disgusto ahora sería mayor que en la ocasión anterior.

Hay lugares en que las regidurías (léase bien, regidurías) serán escenarios de lucha tremenda, por lo que habrá que pensar o contar diputaciones y alcaldías. Las senadurías es otro cantar.

La reserva no tiene camino ni forma de llegar.