Listin Diario Logo
21 de noviembre 2019, actualizado a las 05:56 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista martes, 04 de junio de 2019

POLÍTICA Y CULTURA

¡Vamos Faride, a Beirut y a Madrid!

  • ¡Vamos Faride, a Beirut y a Madrid!
Tony Raful
tony.raful5@yahoo.com

El Líbano es una franja de territorio cuasi mágico, llamada alguna vez, “la Suiza del Medio Oriente”, por el impresionante desarrollo social, cultural y económico y ser al mismo tiempo el centro financiero de la región. Gente culta y educada, sentido del buen gusto y la coexistencia de múltiples culturas, magnas Mezquitas musulmanas y al mismo tiempo soberbias Iglesias maronitas u ortodoxas cristianas y rascacielos flamantes. Constituyó parte del Imperio Otomano desde 1516 hasta 1918, cuando  éste formidable Imperio cayó de bruces bajo el fuego  de los cañones  en la Primera Guerra Mundial.

 Luego el territorio libanés estuvo bajo el mandato francés. Fue en 1943 cuando El Líbano obtuvo su independencia definitiva. Su sistema político es único, una especie de compartición del Poder político entre confesiones y comunidades religiosas. El Presidente de la República   es elegido por el Parlamento para un ejercicio de seis años. De acuerdo con la Constitución del Líbano debe ser un cristiano maronita, no importa el partido político al que pertenezca.

El Presidente junto al Parlamento elige  al Primer Ministro que debe ser musulmán suní. Líbano fue escenario de las contradicciones  políticas regionales en 1958, cuando las fuerzas musulmanas seguidoras del presidente  Nasser de Egipto, partidarias del concepto “pan arabistas” se enfrentaron a las fuerzas del gobierno libanés del presidente cristiano, Camille Chamoun, produciéndose un desembarco de marines norteamericanos. Nasser ya había planteado el concepto de “República Árabe Unida”,  integrando a Siria como aliado. Esta idea “nasserista” vulneraba esencialmente  la diversidad y complejidad política y social de El Líbano, ya que este país  es el resultado de un equilibrio de creencias e ideas, forjadas en un pacto de convivencia política alrededor del Estado. Tanto  en 1975 como el 2006 se desataron los demonios de la guerra civil en El Líbano entre las comunidades cristiana maronita y musulmana,  fuerzas falangistas cristianas y guerrillas palestinas, estacionadas en  territorio libanés. 30 años después, hubo nuevos enfrentamientos entre el grupo “Hezbollah”, asociado a Siria,  e Israel, tomando el territorio libanés como campo de batalla.

El Líbano sin embargo, ha sobrevivido con apego a su independencia y a su identidad cultural y a su propio experimento político, económico y social. Su economía ha florecido de sus ruinas, su turismo es de alta calidad mundial, su gente es próspera y servicial. Líbano renace como el “Ave Fénix” y recupera el sitial de la nación más progresista del área. Vamos hacia El Líbano para asistir a una Conferencia de descendientes de libaneses, llamada “Encuentro de la Diáspora” en Beirut. Hemos sido invitados para  participar en ese evento y hacer uso de la palabra. Iremos acompañado de la diputada Faride Raful y de una amplia comitiva familiar. De Beirut iremos a  Madrid a participar en la Feria del Libro de España, donde pondremos en circulación la obra, “Johnny Abbes García, vivo, suelto y sin expediente” en la Casa de América el 12 de junio.


Más en Puntos de vista