Listin Diario Logo
21 de mayo 2019, actualizado a las 09:04 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista martes, 14 de mayo de 2019

EL BULEVAR DE LA VIDA

La pregunta

  • La pregunta
Pablo Mckinney

Ella, a diferencia del comunismo, ni es un fantasma ni recorre Europa, sino el país. Hablo de esa pregunta que a cualquier hora a uno le hacen en cualquier lugar, el bar de la esquina o en la misa de domingo: ¿McKinney, el “hombre” va o no va?, y que uno responde a quemarropa: No irá, y ahí mismo le pone el ITBIS y da el pésame a los “empresarios constitucionalistas”, que son la versión danilista de aquellos “ingenieros constitucionalistas” de Leonel.

Danilo Medina no irá en 2020 por lo mismo que no fue Leonel Fernández en 2012: Por madurez política e inteligencia emocional, porque sabe hoy, como lo supo Leonel en 2011, que la unidad es una condición indispensable e imprescindible para mantener el poder, y todo lo demás es “maidelplay”, “monte y culebra”.

¿Por qué esta afirmación tan contundente y convencida? Porque, así como para encontrarle sentido a la vida no hay nada como enfermarse, para valorar el Poder nada mejor que la posibilidad de perderlo, en un país donde cada partido gobernante ha gobernado ha creado SU burguesía (o enriquecido la que ya tenía), sus ricos, en fin, su particular élite empresarial y, si legalmente, mucho mejor. Hablo de unos señores financiadores “buena gente” y “mano suelta” que invierten en los proyectos presidenciales cuando son solo proyectos, y por eso mismo, alcanzado el poder su patrocinado, se consideran con especiales derechos para hacer negocios con el Estado; y balagueristas, guzmancistas, jorgeblanquistas, hipolitistas, leonelistas y danilistas saben de lo que hablo, ay, que uno es pendejo con Club y todo, pero sin excesos.

El presidente Medina no irá a una segunda reelección porque como Leonel en 2011 sabe muy bien que, divididos y enfrentados, los peledeístas pierden las elecciones, y si llegaran a ganarlas, lo harían citando al general Pirro de Epiro, o sea, de una manera tan famélica, renqueante e ilegítima que tarde o temprano conducirían el país a una crisis institucional sin precedentes, y un alocado y populista don Donaldo Bolsonaro (El Jair) acechando.

Tal que, se acabó el espacio de esta entrega y aun no termino de contarles todas las razones del no ir presidencial, pero, como avance y conclusión les informo que los factores que en 2015 favorecían la reelección, son los mismos que hoy la hacen inviable, inconveniente, y sobre todo suicida. Pues si...