Listin Diario Logo
20 de agosto 2019, actualizado a las 08:42 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista domingo, 12 de mayo de 2019

MI VERDAD

Ojo a esta intimidación

  • Ojo a esta intimidación
Dalton Herrera
dalton.herrera@listindiario.com

La amenaza que recibió la periodista del periódico El Día, Teresa Casado, no solo es grave y despreciable para ella, sino también peligrosa para toda la prensa.

Si valoramos las razones que motivaron al narcotraficante Sidney Rafael Matías Pérez para enviar varios correos electrónicos a Teresa, cuyo contenido estaba cargado de frivolidades y palabras que atentaban contra su tranquilidad y sosiego, así como el de su familia; los periodistas caeríamos en cuenta que desde hace cierto tiempo andamos descalzos sobre tierras movedizas que pudieran tragarnos en cualquier momento.

Y lo peor es que nadie se daría por enterado.

Teresa ni siquiera hizo un reportaje de investigación profundo sobre aquel narcotraficante y de todas formas fue amenazada. Imagínense si lo hubiera hecho...

Y es que tampoco se ve muy a menudo que periodistas dominicanos se introduzcan de lleno a realizar reportajes sobre el narcotráfico en el país, pues todos sabemos que en este oficio los riesgos son inmensos y las garantías de protección o seguridad son mínimas.

Es por eso que cuando realizamos trabajos de profundidad sobre narcotraficantes, omitimos nuestras firmas no como acto de cobardía sino de prudencia. Y es que el tema del narcotráfico es muy complejo. Son muy pocos los que se embarcan en una travesía de forma medalaganaria para sacar a luz las triquiñuelas de ese mundo del crimen.

Todo tiene su razón de ser. La primera es que cuando un periodista es asesinado por el narcotráfico siempre se tiene la creencia de que a este lo mataron porque también formaba parte de esa estructura. Y la segunda es que no todos los periodistas contamos con los suficientes recursos económicos y estructurales para sostenernos cuando tropezamos con los tentáculos de ese cáncer social.

Y para muestra un botón. Solo hay que recordar al periodista del LISTÍN DIARIO, Juan Andújar, quien fue asesinado en el año 2004, en Azua, por denunciar el microtráfico en su provincia y a los denominados "Sayayines", liderados por Vla Pujols que purga 30 años por el crimen.

Andújar había denunciado amenazas en su contra y muy poco se hizo para evitar su final. Nunca hubo protección para él y su familia, a sabiendas de todo el mundo que su vida corría peligro. En el caso de Teresa, la amenaza está hecha y su denuncia también.

El vicepresidente regional para República Dominicana de la Comisión de Libertad de Prensa de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), Miguel Franjul, repudió el hecho de manera responsable y ofreció su apoyo total a la periodista. Y junto a él, el director de El Día, José Monegro y todos los colegas de ella, incluyéndome, hemos dado el paso al frente ante esta afrenta a la libertad de prensa.

Este artículo es mi granito de arena.

¡Teresa no está sola!

Y eso es bueno que lo sepan aquellos antisociales que se quieran apoyar del terror para danzar a sus anchas.

Cifras de espanto

Para que tengan una idea en que puede convertirse un país si el narcotráfico decide ganarle la partida.

Según la Comisión Nacional de Derechos Humanos de México (CNDH), esa nación está considerada como la más mortal para los periodistas sin contar las zonas de guerra.

Desde el año 2000, al menos 144 periodistas han sido asesinados hasta febrero de este año, y solo Afganistán y Siria han registrado más muertes de reporteros.