Listin Diario Logo
15 de junio 2019, actualizado a las 04:06 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista jueves, 09 de mayo de 2019

ORLANDO DICE...

Serie con capítulos y temporadas

  • Serie con capítulos y temporadas
Orlando Gill
gil@claro.net.do/@orlandogildice

Con tantos guiones no se puede hacer una película, pero sí una serie, pues esta se divide en capítulos y temporadas. La situación del PLD, por ejemplo.

Con la actividad del Olímpico a favor de Leonel Fernández y las seis o siete de reconocimiento de la obra de Danilo Medina, parece cerrada una temporada.

Ahora viene un capítulo nuevo, solo capítulo, y llevará por nombre Fórmula Camejo, ya que su autor (o se le atribuye) es Ramón Ventura Camejo.

Un hombre bueno, pero que parece que estudió a fondo El Príncipe, de Nicolás Maquiavelo, que Juan Bosch se quedó fuera hace rato.

La Fórmula Camejo es la habilitación de Danilo Medina para participar en las primarias del PLD por la candidatura presidencial del 2020.

De haber sido así desde el principio era mucho el tiempo y los agravios que se habrían evitado y la pista estaría caliente y nadie corriendo por fuera.

Sin embargo, hay dos cosas inmediatas: Segundas partes nunca fueron buenas, y si se va a recordar el 2015, debe ser para cumplimiento. Lo de Ventura Camejo, se dice, no es nada nuevo, fue la plataforma de la que se lanzó la reelección de Medina del 2016. Si la Cicuta es amarga una vez, hay que suponer dos veces.

La presentación de la Fórmula es inminente. Será introducida al Comité Político del próximo lunes 13, aun cuando esa reunión no está convocada para esos fines. Fines electorales sí, pero no de candidaturas.

La agenda la prepara el secretario general después de consultar con el Presidente de la República (por cortesía) y con el presidente del partido (por protocolo).

Un compañero CP puede proponer un punto, y si se aprueba, incluirse y discutirse como parte del orden de la noche. ¿Permitirá Fernández esa encerrona?

Juan Bosch recordaba que “si me engaña una vez, sinvergüenza es. Si me engaña dos, sinvergüenza yo”. Hecha la provocación, y de manera pública, se hace cuesta arriba que ese encuentro se produzca.

La ingenuidad ya no se cultiva en los patios.