Listin Diario Logo
19 de mayo 2019, actualizado a las 10:51 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista miércoles, 24 de abril de 2019

ORLANDO DICE ...

Novelistas sin libros

  • Novelistas sin libros
Orlando Gill
gil@claro.net.do/@orlandogildice

En un país de novelistas que no escriben, no serán muchos los libros, pero sí desbordantes las historias para publicar tomos y más tomos.

Gabriel García Márquez pudo haber nacido aquí y no en Colombia, y el material de sus obras hubiera sido el mismo. Macondo da para todos.

Por ejemplo, se tiene la impresión de que los autores o recopiladores de los libros de la Biblia sabían con miles de años de anticipación que en el 2019 en República Dominicana gobernaría Danilo Medina y querría reelegirse y que había que poner en su puesto.

Pusieron entonces al Cristo a pronunciar 7 Palabras y todas como avispas contra el burlador de Santo Domingo. Que le diera hasta con el cáliz.

Otros llevan su imaginación por otros rumbos. La Iglesia Católica está molesta con Danilo Medina porque este no presiona o fuerza a las cámaras legislativas para que aprueben el Código Penal con la prohibición expresa del aborto. Nada de causales.

En el mundo de la ficción todo es posible, y mucho más si se encuentra gente que todo lo profesa, confesa y consagra. El aborto es la cuestión.

Si el aborto es la cuestión, la reforma constitucional ni va ni viene, pues el Código es ley adjetiva. La Iglesia no sería por tanto vigilante o protectora de la Carta Magna.

Peor todavía.

La Iglesia estaría chantajeando al gobierno. Como el segundo no le resuelve lo del Código, la primera le trastorna el propósito de la Constitución.

La verdad que no se sabe en qué pie anda parada casa cosa. Si el gobierno no tiene los votos para modificar la Constitución y eliminar el vigésimo de la discordia, tal vez tampoco tenga para superar el impasse del aborto.

Sería asunto de negociar, y en política y en religión todo tiene su precio. Incluso a la alta política se la conoce como negocio de Estado.

El problema sin embargo podría ser otro. La oposición política y la sociedad civil. Ninguna de las dos quiere la reforma constitucional, la segunda patrocina el aborto, pero la primera no puede con su conciencia y los votos se le resbalan.