Listin Diario Logo
20 de mayo 2019, actualizado a las 10:14 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista miércoles, 24 de abril de 2019

FUNDACIÓN SALESIANA DON BOSCO

Me encontré con Don Quijote

  • Me encontré con Don Quijote
Padre Luis Rosario

Siempre he sido amigo de los señalados públicamente como locos. Considero que la locura, además de una enfermedad, puede ser una filosofía de la vida. Por eso me atrae la figura de Don Quijote. No sé si él era loco o se hacía el loco. Lo cierto es que lo admiro; y yo, para admirar, soy bastante económico.

La pasada Semana Santa, no sé si fue en sueño o en la vida real. Tuve un encuentro con Don Quijote. Iba acompañado como siempre de su fiel escudero Sancho Panza, otro personaje cuya esencia patológica se huele a distancia.

No es la primera vez que me encuentro con Don Quijote.

Hace unos años nos pechamos en el puente internacional de Dajabón. Allí dijo a su escudero: “Llegarán tiempos, querido Sancho, en que los que vivan de uno y otro lado del Masacre se darán las manos y trabajarán unidos por el desarrollo de todos los que habitan la isla.” Esta cita no la encontrarás en el libro de Cervantes, me la inventé yo.

Otra vez en el Centro de los Héroes le oí decir: “Recuerda, Sancho, que las leyes todas deben ir a favor de la vida”. Tampoco esto se encuentra en el libro del Manco de Lepanto.

En otra ocasión nos cruzamos entre la Doctor Delgado y México; no sé cómo AMET lo dejó circular montado en su Rocinante sin pedirle la licencia. Allí señaló a su escudero: “Amigo Sancho, recuerda que no hay causales que justifiquen la eliminación de la vida”. No busques esta cita en el libro; es apócrifa.

En el encuentro de esta Semana Santa, m e c o n d u j o en las ancas de su caballo hacia Ciudad Nueva y dijo: “Sancho amigo, si acaso doblares la vara de la justicia, no sea con el peso de la dádiva, sino con el de la misericordia.” Esto sí se encuentra en el Quijote y otros pasajes más sobre el tema de la misericordia.

El próximo domingo de Pascua, el segundo, pienso tener otro encuentro con el Quijote en la Casita de Manoguayabo, para brindar con él por la misericordia.