POLÍTICA Y CULTURA

¡Los combates de abril del 65!

Tony Raful

De las batallas militares que se libraron en la guerra de abril de 1965, el bando de San Isidro y las tropas golpistas, las perdieron casi todas. La superioridad de los constitucionalistas fue aplastante en los enfrentamientos. El 25 y 26 de abril cayeron en manos de los constitucionalistas todos los destacamentos policiales de la ciudad de Santo Domingo. Entre los primeros combates, estuvo el de la Oficina del Puerto en manos de la Marina de Guerra, frente a las Aduanas en la avenida George Washington, tomada en horas por los constitucionalistas. Otro combate por el control de la Fábrica de Clavos en la avenida Máximo Gómez, donde había un destacamento militar de 30 soldados que se resistieron, y luego de dos días de lucha levantaron la bandera blanca de la rendición.

El coronel Herman Despradel, jefe de la Policía, proclamó la neutralidad de ese cuerpo concentrándose en el Palacio de esa institución. Ante la dubitación de Despradel los constitucionalistas decidieron tomar el cuartel policial, rodeándolo y lanzando una fuerte ofensiva militar. Dentro del Palacio de la Policía reinaba el caos, era cuestión de horas para que se produjera una rendición incondicional. El desembarco de los marines invasores lo impidió trazando un corredor que protegía a los policías sitiados. La fortaleza Ozama, fue tomada a sangre y fuego por los constitucionalistas el 30 de abril de 1965. La toma de la Fortaleza Ozama rememoró para muchos la toma de La Bastilla, símbolo de la gloriosa revolución francesa. Hubo más de 250 “cascos blancos” detenidos, mientras el jefe de la Fortaleza, cruzaba desesperado el rio Ozama a nado pidiendo auxilio.

La entrada de los efectivos del bando golpista de San Isidro a la ciudad luego de haber ametrallado la parte occidental del puente Duarte, dio paso el 27 de abril de 1965, a la más cruenta batalla de la guerra. En tres horas de duros enfrentamientos, avances y retiradas, las tropas de General Wessin fueron detenidas, capturados 15 tanques de guerra, bajo el acoso del pueblo, héroe real de esa batalla y la conducción de Caamaño y Montes Arache, produciéndose la desbandada de muchos que se lanzaron al rio, abandonando sus armas. En San Isidro, en las primeras horas del 28 de abril, según el Embajador John B. Martin, reinaba la desesperación y casi todos querían desertar o rendirse a los constitucionalistas.

El último combate se libró en Santiago, el 19 de diciembre de 1965, cuando tropas del ejército, luego de ocho horas de enfrentamiento, fueron rechazadas por el fuego constitucionalista desde el Hotel Matum, registrándose según testimonio del presidente Héctor García Godoy, 79 bajas militares de parte de los agresores y solamente 3 bajas de los constitucionalistas, entre ellos el inolvidable coronel Juan María Lora Fernández. Hablaremos de los combates en la zona norte, del asalto al Palacio, y de los días 15 y 16 de junio, en la próxima entrega.