DETRÁS DE LA RENDIJA

Usar la calma para ir y regresar ilesos

Ahora que las calles, avenidas, autopistas y carreteras se llenan de vehículos en desplazamientos por el asueto de Semana Santa, hay que disponerse a actuar con paciencia, porque los atolondrados no pueden hacer sucumbir a la gente que respeta.