Listin Diario Logo
18 de junio 2019, actualizado a las 12:41 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista domingo, 14 de abril de 2019

Hay que pisar fino

  • Hay que pisar fino
Dalton Herrera

Suponiendo que la hipótesis de la Policía Nacional está en lo cierto y que los turistas Orlando Moore y Portia Ravenelle tuvieron un desenlace fatal en el kilómetro 19 de la autopista Las Américas al precipitarse su vehículo hacia el mar Caribe; aún dejando por sentada esa posición (la cual no debería ponerse en duda ya que la información proviene de la institución autorizada); todavía quedan varias interrogantes que merecen ser explicadas con la mayor sinceridad posible.

Si el último rastro de la pareja estadounidense fue en las proximidades del peaje Marbella, a la 1:41 de la madrugada de aquel 27 de marzo y los familiares reportaron la desaparición de ambos ese mismo día; ¿Cómo es posible que las autoridades dominicanas no hayan activado la búsqueda de inmediato para dar con el paradero de ellos? Tampoco se explica el porqué si ese mismo día hallaron a una mujer tendida en la avenida, en las proximidades del kilómetro 19, con múltiples golpes y que pudo ser trasladada al hospital Darío Contreras; no avisaron a nadie o enviaron algún comunicado a los medios de comunicación para que algún posible familiar pudiera identificarla, ni siquiera cuando esta falleció el 4 de abril mientras se encontraba en Cuidados Intensivos.

Peor aún, ¿En qué estaban pensando las autoridades dominicanas al no notificar el hallazgo de un cadáver masculino el pasado 31 de marzo flotando por los alrededores del Puerto San Soucí?

Toda esa inactividad se produjo durante cinco días, contando a partir de la desaparición de Moore y Ravenelle. Claro, eso es tomándole la palabra al portavoz policial, coronel Frank Durán Mejía, quien durante la rueda de prensa que realizó el 9 de este mes, fue quien dijo que a partir del 1 de abril empezaron las movilizaciones de búsqueda (aunque nunca se alertó a nadie de dicho operativo).

Ahora se sabe con certeza debido a las cámaras de vigilancia que Moore y Ravenelle no pasaron el peaje de Las Américas ni entraron al aeropuerto. Ellos habían partido desde Samaná, donde estuvieron hospedados en un hotel durante tres días, hacia el Aeropuerto Internacional Las Américas, a fin de regresar a Estados Unidos. Pero nadie en el país se enteraba de eso, ni siquiera los periodistas dominicanos que se supone debemos ser los más informados en el país.

Hubo un eco
Pero tuvieron los medios internacionales, sobre todo los de Nueva York y Nueva Jersey, que reseñar la desaparición de Moore y Ravenelle para que República Dominicana se enterara de este hecho.

El 8 de abril, la NBC News publicó que esos dos ciudadanos estadounidenses estaban desaparecidos y que sus familiares estaban desesperados por encontrarlos, y es ahí que se destapa esta caja de pandora y se arma el "corre, corre...". Pero el dardo más punzante fue el Editorial del LISTIN DIARIO publicado al día siguiente, haciendo un llamado a las autoridades para que se esclareciera aquel velo de misterio lo más rápido posible y que cayera todo el peso de la Ley en caso de que hubieran involucrados en algún crimen.

Rápidamente, ese mismo día, Durán Mejía convoca a la prensa dominicana (ahora sí...) y expone la hipótesis del accidente y da todos los detalles que en estos momentos ya son de conocimiento general.

Lo que no se hizo en casi dos semanas, se adelantó en menos de 24 horas. Y aunque alegan que la búsqueda inició el 1 de abril, el supuesto vehículo de la pareja que fue hallado por pescadores de la zona todavía se encontraba este fin de semana  en el mar, en las proximidades del kilómetro 19 de la autopista Las Américas, y no fue sino hasta el viernes al mediodía que pudo ser sacado totalmente destruido.

USA vigilante
Hay ejemplos de sobra para saber que Estados Unidos es un país altamente institucional, que protege a su Gobierno y sobre todo; a sus ciudadanos. A un Gobierno estadounidense no se le puede tergiversar un mensaje o comunicado. Tampoco se le puede engañar, ya que todo el que intenta hacerlo queda al desnudo. ¿Qué quiero decir? Que las autoridades dominicanas deben pisar muy fino en este caso por la inquietud generada producto del manejo que se ha dado a nivel comunicacional.

Recordemos que en febrero de este año, Estados Unidos nos etiquetó como un país inseguro, del que los ciudadanos estadounidenses deberían tener mucho cuidado en caso de vacacionar para que ningún atracador los sorprenda con dólares o joyas. Pero también tengamos en mente que el Buró Federal de Investigaciones (FBI) también está investigando todo lo concerniente a la desaparición de esta pareja que simplemente vino a disfrutar de las bellas playas del país, así como de su colorido y la solidaridad de la buena gente de Quisqueya.


Más en Puntos de vista