Listin Diario Logo
21 de mayo 2019, actualizado a las 12:55 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista viernes, 12 de abril de 2019

Primarias a sobresalto

Manuel Fermín

Las leyes de partidos políticos del régimen electoral han fijado las reglas para la competitividad interna de sus militantes para los cargos de elección, pero las direcciones de los partidos están sometidas conjuntamente con los órganos electorales a fuertes tensiones por los plazos y agudización de conflictos.  Las organizaciones políticas apresuradas y la J.C.E. abrumada.  En el PLD y el PRM, el proceso de primarias obliga a reflexiones de madurez políticas que a todas luces parece que no existen.  

Los partidos reducidos (PRD- PRSC) y los pequeños con una espada de Damocles encima obligados a cumplir normas que prácticamente le llevan a la extinción aunque en el PRM su proceso interno se llevará por primaria cerradas, sin embargo, no se puede ocultar la imagen caótica mostrada en la elección de “autoridades” con un resultado que obligó a la transacción y al pacto de grupos porque no fue posible contar sus votos.  Es decir, ahora que es más complejo será más desgarrante la selección de candidatos pues el partido sigue siendo una plataforma electoral porque no hay suficiente vida institucional, y además habrá jubilaciones de liderazgo y dirigentes que considerarán una humillación su relevo.  

En el PLD la situación es más grave: Leonel Fernández, que ha esquivado el rupturismo, el desequilibrio descalabrante y la anarquía, en donde el hegemonismo desprecia hasta la razón y contribuye a contrariar sus intereses, esta vez ha puesto cara y músculo al conflicto; viene superando retadores internos que han sido “flor de un día”, se han marchitado muy rápido y según las encuestas más del 40% de los votantes expresan deseos de votar por él.  

Si no se conciencian las actitudes políticas en ese partido arraigado al poder y ante un proceso con tantas incertidumbres en el camino, habrá mentalidades que hoy detentan cargos que llevarán el germen del comportamiento irreductible y hasta delictivo de seguir o morir en la imposición de sus nombres.  Ahí hay gente que llegarían hasta aniquilar a sus adversarios bajo la tutela del poder, y sería un esfuerzo palabrero, convencional, suponer un ambiente democrático interno con el poco nivel de aproximación.

 Hay que evitar tener que descifrar “peledestrategías” y comprender silencios del poder.  Sus líderes tendrán que ser analíticos y no caprichosos ni apresurados; nada dado a los excesos, a los mensajes sibilinos, a las interpretaciones arbitrarias y sin la cólera sectaria del que manda.