Listin Diario Logo
16 de julio 2019, actualizado a las 01:12 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista viernes, 12 de abril de 2019

ORLANDO DICE ...

¡Qué el golpe no avise!

  • ¡Qué el golpe no avise!
Orlando Gill
orlandogil@claro.net.do

El debate del día va por el mismo camino de la discusión de la semana pasada. Lo del TSE se está centrando en el juez presidente Román Jáquez y el presidente del Senado Reinaldo Pared, del mismo que lo del CNM en la jueza Miriam Germán y el procurador Jean Alain Rodríguez.

El giro no es bueno, al margen de cualquier consideración, pues se sabe en que terminó lo del CNM: la exclusión de la magistrada Germán de la Suprema Corte de Justicia.

Ahora se querría lo mismo: destituir tres miembros del TSE, ya no por amistad o relación de trabajo con personas bajo sospecha, sino por haber firmado un fallo que se aprecia inapropiado.

Lo interesante del caso es que la reacción es de los mismos sectores o personas que todavía no se dan cuenta de que la estrategia pasada no llenó el cometido, no cumplió los fines, y no se le pudo doblar el brazo al oficialismo.

El poder sigue estando del mismo lado. Reinaldo Pared no solo es presidente del Senado, lo cual no significaría nada, pues hasta que la Cámara de Diputados no somete, el Senado no puede hacer juicio político.

Pared también es secretario general del PLD, miembro del comité Político y seguidor del presidente Danilo Medina, por lo que tiene influencia sobre los diputados de su partido, y si el empeño fuera tratado en las altas instancias, podría bajarse línea.

Lo que diga la oposición política y la sociedad civil y los notables no repercutiría en el ánimo del PLD que tiene en sus manos los resortes del poder, que lucha fieramente por sus intereses inmediatos o su futura preservación, y que sabe que esos sectores son contrarios a sus designios.

La denuncia es un derecho, aun cuando se haga de manera desaforada.

Sin embargo, lo que conviene es recoger las armas, las lícitas y las indebidas, y devolver la cuestión al campo de la justicia electoral.

Si solo el Tribunal Constitucional puede revisar el fallo y ver si no choca con disposiciones de la Carta Sustantiva, no cuesta nada proceder como ya se hizo anteriormente.

Que el TC convenza al TSE, pues por alguna razón se creyó prudente incluirla como instancia adecuada. La guerra institucional tampoco tendría sentido, y la espada del juicio político seguiría pendiendo sobre la cabeza de los señalados miembros del TSE.

¡Qué el golpe no avise!


Más en Puntos de vista