Listin Diario Logo
06 de diciembre 2019, actualizado a las 07:46 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista jueves, 11 de abril de 2019

EN LA DIANA

La prima de riesgo

Primer Tiro
La evolución de la prima de riesgo demandada por el mercado doméstico de deuda publica en moneda nacional sigue completamente divorciado de la que demandan los mercados internacionales por la misma deuda publica expresada en moneda extranjera. El 27 de junio del 2018 la prima de riesgo medida según el margen EMBI (Emerging Market Bond Index) era de 352.6 puntos básicos, mientras que al pasado 28 de marzo del año en curso era de 327 puntos básicos, con una clara tendencia hacia la baja durante el citado periodo. La prima de riesgo demandada a los títulos de deuda publica denominados en moneda nacional (medida según el Índice Retorno/Precio de la totalidad de dichos títulos) pasó de 105.9 a 109 puntos durante el mismo periodo, exhibiendo una clara tendencia hacia arriba. Si la única explicación posible a esta diferencia es la prima por riesgos por expectativas de incrementos en el tipo de cambio, debe concluirse que si la devaluación anualizada bajó desde 4.01% hasta 2.53% durante el citado periodo, entonces existe una oportunidad de ganancias con los errores cuasipermanentes del mercado doméstico de deuda pública.

Segundo Tiro
Dado que la deuda pública no puede ni debe dolarizarse completamente (los errores del mercado no pueden ni deben ser aprovechados por el emisor de los títulos de la deuda), la generación de un superávit fiscal primario (el que no toma en cuenta el monto de los pagos por intereses), y de un aumento de la inversión pública (los que combinados producirían que los nuevos endeudamientos sean menores que los intereses, y que la inversión pública sea mayor que el monto de los mismos), son resultados fiscales de alta prioridad y de carácter urgente, pues solo así se reduce la prima de riesgo demandada a la deuda publica en moneda nacional y se garantiza que el efecto multiplicador de la inversión sea positivo. Aunque el multiplicador de toda nueva inversión pública no puede ser negativo, lo que sí podría ser negativo es el efecto multiplicador acumulado de todo el monto de dicha inversión, lo cual puede suceder si el pago de intereses es mayor que dicho monto (lo cual es ya la situación desde el 2014).

Tercer Tiro
Si el pago de intereses continúa siendo mayor que la inversión pública real, el efecto acumulado del multiplicador de esta última se reducirá de manera acelerada. Una condición necesaria para la reversión de este resultado es la ejecución de un monto de inversión igual al menos a todo nuevo endeudamiento. Sin una reforma fiscal ejecutada en el marco del Pacto Fiscal contemplado en la Estrategia Nacional de Desarrollo, dicho resultado sería imposible de alcanzar, por lo que es necesario que todos sectores, y actores sociales y políticos, asuman e internalicen que la trayectoria actual, en la que todo sigue igual conduciría, y no muy a largo plazo, a una situación en la que la política fiscal por si sola no podría evitar el descenso hacia una situación de estancamiento secular.