Listin Diario Logo
19 de septiembre 2019, actualizado a las 01:05 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista viernes, 08 de marzo de 2019

ASUNTOS DE DERECHO

¿Muestra del ADN del fallecido?

Matías Modesto del Rosario
modestomatias@gmail.com

En la sentencia No. 37 del 31 de enero del año 2018, la Sala Civil y Comercial de la Suprema Corte,  reafirmó el criterio de que el interés superior del niño, tiene su origen en la doctrina universal de los derechos humanos, y como tal es un principio garantista de estos derechos. El caso de la pericia de ADN constituye un medio idóneo para la reconstrucción familiar, por lo que, en ausencia de la persona a quien se le imputa la paternidad, esta puede comprobarse a través de ascendientes descendientes y colaterales, por ser el grado parental más cercano para demostrar el vínculo de sangre. Por ejemplo, las  pruebas de ADN entre abuelo y nieto, lo que revela es que entre el primero y el segundo existe un perfil genético común, debido a que entre ellos existen algunos genes idénticos, de lo que se infiere, que la prueba científica de ADN, practicada a los presuntos abuelos paternos, no solo permite comprobar con un grado de certeza y fiabilidad casi absoluta que el presunto padre biológico del menor es hijo del abuelo a quien se le practique la referida pericia, sino también que el menor es nieto del indicado abuelo, en razón de que comparte rasgos genéticos comunes tanto con el presunto padre, como con los ascendientes biológicos de este, ofreciendo la aludida prueba científica que pueda conocer su relación biológica directa, es decir, con sus ascendientes, así como con sus colaterales. La extracción del ADN al abuelo, hermanos y tíos, según lo estime pertinente el laboratorio, resultan métodos que gozan del mismo grado de cientificidad, certeza y valor probatorio que el procedimiento de exhumación de cadáver pretendido por ella. La exhumación de un cadáver por ser más gravoso implica el cumplimiento de formalidades y  obtención de autorizaciones de diversas instituciones públicas, convirtiendo este procedimiento en burocrático y oneroso, en contraposición al análisis de la toma de muestra de ADN de los parientes directos del fenecido, la cual se obtiene de forma sencilla, expedita y es menos costosa y traumática para las partes.