Listin Diario Logo
15 de diciembre 2019, actualizado a las 12:00 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista miércoles, 20 de febrero de 2019

OYE PAÍS

De delincuencia, violencia y policías

  • De delincuencia, violencia y policías
Ruddy L. González

El caso de la anciana, que junto a un hijo vendía drogas ‘al menudeo’, como si fuera una pulpería de pueblo, un ventorrillo, -antecedido el episodio de Baní, con el asesinato de un coronel y los entretelones del ‘negocio’ que dirigía un apodado ‘Buche’- nos deja un montón de enseñanzas que deberíamos asimilar para entender -y hasta trazar fórmulas de solución- el serio problema de la delincuencia violenta que nos afecta.

Este es el escenario: un ‘punto’ de venta de drogas que a decir la gente del lugar y la propia autoridad tenía ‘años’ operando a la ‘vista’ de todos; de como una anciana y un hijo -como ‘negocio de familia’- despachaban las porciones a los ‘clientes’ que hacían sus ‘pedidos’ a gritos y a través de una marquesina enrejada; de como en el allanamiento a la vivienda del ‘negocio’ se encontraron decenas de relojes, cadenas y anillos de oro, celulares y otras mercancías con las que los ‘compradores’ muchas veces pagaban las ‘porciones’; de como asegura el vecindario cada fin de semana pasaban ‘policías’, patrullas, por el lugar a cobrar su ‘peaje’ de las ganancias del ‘negocio’.

Tenemos de todo, ‘como en botica’: asaltos, robos a mano armada, raterismo, ‘cobradores compulsivos’, sicarios, violencia callejera -expresada por cualquier ‘quítame esta paja’-, asesinos de mujeres -amantes y pretendidas-, violencia doméstica -un hijo asesinando o golpeando a una madre, un padre, un hermano o una abuela, por una herencia, una corrección de conducta o una simple llamada de atención. En no pocos de esos casos, las drogas son factores desencadenantes.  Hay un auge en intentos de introducir cargamentos de drogas al país provenientes de Sudamérica, lo que de acuerdo a las estadísticas de incautación, se asume que es mucha la cocaína y heroína que está circulando en nuestra geografía.

Tomando estas contundentes referencias, hay que convenir en que tuvo razón el Presidente Danilo Medina cuando enjuició que el narcotráfico es en gran medida la causa de la alta delincuencia y violencia que nos afecta.

Todas las encuestas sitúan la seguridad ciudadana, la delincuencia y la seguridad como uno de los principales problemas y factores de preocupación que percibe la población, más cuando se establece la presencia de agentes policiales involucrados en delitos y violencia.  

 De ahí que creo valiente la información ofrecida a los medios de comunicación en estos días por el director de la Policía Nacional, Ney Aldrin Bautista, de que 6,906 agentes y oficiales de la Policía han sido sometidos a la justicia en los últimos cinco años por haber cometido acciones reñidas con la ley porque ello, más que un orgullo se exhibe con pesar.