Listin Diario Logo
22 de noviembre 2019, actualizado a las 09:01 PM
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista sábado, 02 de febrero de 2019

SONDEO

Voz de Valdez

  • Voz de Valdez
Luis Encarnación Pimentel
encar-medios@hotmail.com

 El gobernador del Banco Central, Héctor Valdez Albizu, no es un improvisado ni un vendedor de políticas económico-monetarias que solo procuren encantar a los gobiernos que han requerido sus servicios, que son varios de Balaguer acá. Con el récord de mayor tiempo al frente de la institución, y de haberlo sido durante cuatro gobiernos pertenecientes a tres partidos políticos diferentes, por el éxito de las políticas recomendadas y aplicadas por Valdez y el equipo de especialistas del que siempre se hace acompañar, hablan los hechos y los números. Estos no mienten, y están ahí como referentes a la disposición de cualquier incrédulo. Sin dudas que a la pericia del  gobernador Valdez Albizu, reconocida por distintos organismos y personalidades internacionales ligadas al mundo de las finanzas y los negocios, se debe la prolongada estabilidad macroeconómica experimentada -como en  pocos países- por la República Dominicana, dando lugar a un clima de confianza estimulador de muchas  inversiones  extranjeras en distintos renglones, no solo en la construcción de grandes hoteles. Se sabe de un crecimiento económico en el país de 6.5% durante los últimos cinco años, de un control de la inflación, de estabilidad de la tasa de cambio y estabilidad de los precios, esto último misión principal del Banco Central signada en la Constitución de la República y en la Ley Monetaria y Financiera 183-02. (Los precios estables dan certidumbre al mercado, facilitan el comercio y protegen el valor del dinero de las personas y las empresas). Siendo una voz autorizada -y quizá como respuesta al hombre del pueblo que dice que con todo lo anterior (es la responsabilidad básica de un Banco  Central ) “no se va al mercado a comprar”-, Valdez expresa que la realidad del crecimiento económico experimentado en el país solo será percibida por toda la población “cuando se mejoren los ingresos y se aumenten los salarios de los mas desposeídos”. Debe ser la tercera vez que el Gobernador habla de la necesidad del alza salarial, ahora planteando que para  que el crecimiento llegue a la gente de menores ingresos, hay que tomar como referencia que el promedio salarial del sector privado es de 10 mil 900 pesos, mientras la canasta familiar del primer quintil andaba en diciembre del 2018 por el orden de 13 mil 818 pesos. Conociendo a Héctor, es muy posible que no  se limite a proponer que haya un “derrame” del crecimiento hacia los  más pobres, sino que ya le tenga identificado al jefe del Ejecutivo de donde podrían salir las partidas para el aumento salarial. Pese a la presión por la carga laboral de las pensiones y la cesantía, hay que oír la voz alta de Valdez.