Listin Diario Logo
18 de junio 2019, actualizado a las 10:25 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista jueves, 17 de enero de 2019

Cuidado con el regreso de la pobreza

  • Cuidado con el regreso de la pobreza
Ignacio Nova
ignnova1@yahoo.com

El más reciente informe de la Comisión Económica para América Latina (Cepal), titulado “Panorama Social de América Latina 2018, documento informativo”, hecho público el recién pasado 10 de enero, 2019, tiene el valor de los llamados urgentes al poner de relieve el fortalecimiento de una tendencia económica amenazante, persistentes y creciente en la región de estudio: que, especialmente a los países del Caribe y a México, regrese triunfal la pobreza extrema y pervivan, invariantes, los niveles consuetudinarios de pobreza.

Basta empezar a hojear la publicación para quedar desconcertados ante la caída progresiva “de la participación de la remuneración de los trabajadores asalariados en el PIB” regional (a precios corrientes en US$ y como promedio ponderado) en nuestras naciones. Un factor que  acredita el crecimiento a la baja de las demandas internas y, en consecuencia, junto a la explotación salvaje, impone serios límites a la diversificación industrial y al desarrollo de mercados de calidad en lugar de los actuales, sórdidamente de precios.

Desde su nivel de participación en el PIB más alto registrado en el año 1975, igual a ±42%, el peso estructural de sueldos y salarios en los PIB de estas economías ha caído, zigzagueante, hasta ±28% en 2016, según datos que la Cepal toma de las Naciones Unidas y expresa a precios corrientes en US$. Ocurre pese a que “el ingreso medio del primer quintil creció proporcionalmente más que el del quinto quintil, o al menos decreció en menor medida”, un fuerte indicador que identifica la fuente de financiamiento de la tendencia redistributiva del ingreso subyacente.

Los gobiernos no han estado de brazos cruzados. Han hecho ingentes esfuerzos por enfrentar esta caída a través del gasto social, fuente de financiamiento de múltiples políticas de externalidad positiva. El Informe lo expresa así: “El promedio del gasto social per cápita del gobierno central en los países de América Latina prácticamente se duplicó entre 2002 y 2016, llegando a 894 dólares, con una alta heterogeneidad entre subregiones y países (Ö) La media de América del Sur duplica la del grupo conformado por Centroamérica, México y la República Dominicana” aunque, ojo, República Dominicana, a su vez, supera los niveles de gasto social de varios países de Centroamérica.

El promedio del gasto social per cápita del gobierno central es una de las causas que impulsaron a la baja, desde el 2000, la “desigualdad de ingresos entre los hogares y las personas”, se afirma. Aquí nuestras respectivas economías y gobiernos pueden merecer el ¡hurra! La Cepal lo ilustra con una curva que describe los picos y caídas del avance. Nuestro país integra el grupo en el cual el ingreso promedio per cápita pasó de US341 en 2005 a US$519 en 2012 y, desde este, a US$579 en el 2016.

Este nivel de ingreso impulsó la baja en 6 décimas de la desigualdad en Latinoamérica. Para nuestro país, Cepal reporta una desigualdad inferior en 2 décimas que el promedio regional, en 2016.

A continuación y para su ponderación por los hacedores de políticas públicas, reproducimos, íntegras, las conclusiones de este informe colgado en el portal www.cepal.org.

“En síntesis, los mensajes principales de esta edición del Panorama Social de América Latina son:

“i) La erradicación de la pobreza continúa siendo un desafío central para los países de América Latina. “Aun cuando la región logró importantes avances entre la década pasada y mediados de la presente, desde 2015 se han registrado retrocesos, particularmente en la extrema pobreza.

“ii) Debe prestarse especial atención a los factores que llevan a que la pobreza afecte de manera desproporcionada a niños, niñas, adolescentes y jóvenes, a la población en zonas rurales y a las personas indígenas y afro descendientes.

“iii) La desigualdad de ingresos se reduce apreciablemente entre 2002 y 2017, pero a un ritmo menor en años recientes. La participación de la masa salarial en el PIB aumenta, incremento que se enlentece a partir de 2014.

“iv) Los ingresos laborales, las pensiones y las transferencias a los hogares más pobres tienen un rol clave en la reducción de la pobreza y de la desigualdad de ingresos. La protección social es fundamental para contener deterioros distributivos y evitar mayores retrocesos en estos indicadores.

“v) El gasto social mantiene su importancia en el gasto público total y crece a una tasa superior a la del producto entre 2015 y 2016. Su contribución ha sido clave en los avances registrados durante el período; sin embargo, persisten grandes desafíos de financiamiento de las políticas sociales. En un contexto menos favorable, deben realizarse esfuerzos para fortalecerlo.

“vi) Entre 2002 y 2016 se registran mejoras significativas en indicadores de inclusión social relacionados con la educación, la salud y la infraestructura básica, pero con importantes brechas de acceso y de calidad de los servicios.

“vii) Persisten importantes desafíos para la inserción laboral: desempleo, bajos ingresos, altos niveles de informalidad y desprotección en el trabajo.

“viii) Las brechas estructurales de inclusión afectan a la población rural, las mujeres, los jóvenes y las personas indígenas y afro descendientes.

“ix) Frente a un contexto de cambios en el mundo del trabajo, a escenarios de incertidumbre económica y a un ciclo de débil crecimiento en la región, es imperativo reforzar las políticas sociales y laborales para enfrentar la pobreza, la desigualdad y los déficits de la inclusión social y laboral.

“x) En ese contexto, deben abordarse explícitamente las desigualdades de género para evitar su profundización y avanzar en su superación.

“xi) Son centrales las políticas universales e intersectoriales, sensibles a las diferencias y orientadas al aumento de la cobertura y calidad de los servicios sociales, a la protección social y al trabajo decente.

“xii) Estas políticas se deben vincular con los desafíos de los necesarios cambios a la estructura productiva para alcanzar el desarrollo sostenible con igualdad”.


Más en Puntos de vista