Listin Diario Logo
22 de febrero 2019, actualizado a las 02:35 p.m.
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual21ºC30ºC
Puntos de vista jueves, 17 de enero de 2019
0 Comentarios

PENSANDO

El juramento

  • El juramento
Ricky Noboa
rnfdeportes@hotmail.com

Todo juramento debe tener el denominador común de la ética y la lucha como gran instrumento para cumplirlo. Juan Pablo Duarte, fundador de la República Dominicana, concibió un juramento esencialmente revolucionario en su profunda identificación emancipadora frente a la opresión, para así conquistar la independencia nacional. De tal forma, el Juramento Trinitario constituyó un compromiso ético guiado por el civismo de una generación dispuesta a rescatar la dignidad del pueblo dominicano, para así preservar la salud de la patria amenazada por sus enemigos más despiadados, los haitianos. El Juramento Trinitario motivado en el Patricio se inspiró en los padecimientos de la patria y la necesidad de organizar su liberación mediante un proyecto discreto, inagotable y enérgico. El compromiso generado en el sacrosanto juramento era la revolución contra el dominio haitiano. El camino transcurrido por los dominicanos a partir del juramento fue el triunfo prodigioso de la libertad y la conquista gloriosa de la independencia nacional. Ahora nos preguntamos: ¿Quiénes hoy día se atreven, piensan y creen en poder revertir los acontecimientos que forjaron nuestra identidad como nación? ¿Quiénes han elegido el camino de la traición para lograrlo?  A esos que transitan este camino, decirles y recordarles: “Que hay un país en el mundo colocado en el mismo trayecto del sol”, que luchará por una república libre, soberana e independiente de toda dominación extrajera, que se denominará República Dominicana y que los verdaderos dominicanos serán reconocidos por su pabellón tricolor en cuartos, encarnados y azules, atravesados con una cruz blanca y la República establecerá su correspondiente escudo de armas, con las palabras sacramentales: DIOS, PATRIA Y LIBERTAD; y así lo ratificamos y prometemos ante Dios y ante el mundo, si tal hago, Dios me proteja y de no, me lo tome en cuenta y mis consocios me castiguen el perjurio y la traición si los vendo. Creemos que el mejor momento ha llegado para resarcir moralmente aquellos grandes dominicanos que se inmolaron para defender el honor que nos legaron, entregándonos una patria que nos da la identidad que debemos tener frente al mundo y así convertirnos en auténticos ciudadanos dignos y orgullosos frente a cualquier poder extranjero que crea subyugarnos. Solo Dios y nuestra conciencia decidirán el futuro de nuestra patria y nuestra descendencia.     

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña