UN MOMENTO

RĂ©gimen de consecuencias

Mons. Ramón Benito de la Rosa y Carpio

Tenemos que volver una y otra vez sobre este tema. Sobre el régimen de consecuencias que significa que hay consecuencias, todo en la vida tiene consecuencia: las palabras, las obras, las acciones que nosotros realizamos tienen consecuencias buenas y malas. Se pueden poner ejemplos tan sencillos como el comer, la comida tiene sus consecuencias: si se come lo que se debe hacer hay salud, si se come lo que hay en exceso no hay salud, hay consecuencias, y así podemos tomar todos los ejemplos en la vida.

A ustedes los padres de familia, cómo tienen que enseñarles a los hijos que toda su vida hay consecuencias, y por eso educar para que se sepa que hay consecuencias.

Se pide tantas que la justicia haga que la gente que falla pague las consecuencias; en política se pagan las consecuencias, y lo repetiremos mil veces, a veces las consecuencias no se ven inmediatamente, pero se ven a la corta o a la larga, ojalá que fuera cuanto antes, porque el que ve las consecuencias cuanto antes aprende y corrige su vida. Habrá personas que no van a corregir sus vidas porque no ven inmediatamente las consecuencias de lo que están haciendo.

Régimen de consecuencias: la vida nos hace pagar y nos cobra lo que nosotros hacemos, de bien o de mal.

Hasta mañana, si Dios, usted y yo lo queremos.