Listin Diario Logo
19 de septiembre 2021, actualizado a las 10:43 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista jueves, 13 de diciembre de 2018

Interpretando indicadores económicos

  • Interpretando indicadores económicos
DARIS JAVIER CUEVAS

La economía tiene la virtud de que para saber si en determinadas áreas sectorial o global se avanza, retrocede o se deteriora, es necesario recurrir a la medición o cuantificación del desempeño de cada una o en general. Para evaluar tal desempeño se recurre a los indicadores de manera puntual ya que estos permiten representar una realidad económica de manera cuantitativa y directa con cierto grado de objetividad.

Pero resulta que un†indicador económico†se sustenta en una cuantificación acerca del desempeño de la economía, el cual permite analizar la situación y los resultados†económicos en un contexto histórico y contemporáneo, así como efectuar pronósticos de cara al futuro. Por tales razones, un indicador económico explica la situación de un aspecto económico particular en un momento determinado en el tiempo.

Múltiples son los aspectos que se consideran como económicos, lo que permite reconocer que existen una inmensa cantidad de indicadores. Analizar la economía desde cualquier ángulo conduce a considerar la deuda pública, el sistema financiero, la pobreza, el riesgo país, los niveles de inflación, el crecimiento económico, las tasas de interés, los tipos de cambios, el desempleo y el empleo, la competitividad, las finanzas públicas y la balanza de pagos, como los principales indicadores del desempeño de la economía.

Los indicadores económicos, en tanto cifras, nos muestran la evolución de la economía en determinada zona o punto geoeconómico específico. Pero es necesario conocer la tendencia de estos para poder interpretar la dinámica del mercado y las volatilidades en los precios.

Es importante resaltar que a los analistas y a los hombres del mundo empresarial les resulta imprescindible no tan solo conocer las cifras que puedan publicar el gobierno y las empresas, sino que sepan interpretar y analizarla, según los distintos indicadores económicos. Pues de esta manera lograrán predecir la orientacion y ocurrencias que se van a producir en el mercado, así como las consecuencias de las decisiones de política económica  que se ejecuten.

Las carencias en el manejo e interpretación de los indicadores económicos conducen a tomar decisiones erráticas cuyas consecuencias ha conducido a deprimir sectores productivos de la economía, fugas de capitales no previstas y tensiones macroeconómicas y políticas que redefinen el tablero político y económico. Las evidencias empíricas revelan que el malestar económico de muchos países se ha encubado como resultado de que se actúa de espalda a la tendencia de los indicadores económicos y recurriendo al simplismo y al populismo económico.

Actuar de espalda a los indicadores económicos y su interpretación ha conducido a que en la actualidad en muchos países, en particular de America latina, se esté  enraizando un malestar socioeconómico que se ha ido profundizando con los problemas de crisis de confianza en la democracia y crisis de legitimidad. Situación  provocadas por acciones imprudentes de muchos gobiernos en la conducción de las cosas públicas, violaciones a las normas constitucionales y el incremento de la inequidad.

La respuesta inmediata al malestar que gana terreno en América Latina ha sido un retorno a los gobiernos de centroderecha, aunque de modo alguno esto se debe a que la centroderecha se haya vuelto particularmente atractiva de la noche a la mañana en la región. Tal comportamiento responde al rechazo a los gobiernos de turno sin importar su orientación ideológica, cuyos desaciertos terminan en situaciones económicas, sociales y políticas desastrosas.  

Desde hace tres décadas los indicadores económicos han tenido una importancia muy relevante fruto de los efectos de las políticas gubernamentales en el marco de la apertura de los países a la inserción a la economía global. Este proceso ha estado acompañado de grandes reformas políticas, sociales, económicas e institucionales, los cuales modificaron significativamente los criterios con que se ponderaban los indicadores económicos, a los cuales se le han incorporado múltiples que conducen a tener mejores resultados de la incidencia de las políticas públicas en el bienestar de la colectividad.

Tradicionalmente los indicadores económicos considerados para medir el desempeño macroeconómico se circunscribían al crecimiento del PIB, el índice de inflación, la balanza de pagos, la deuda pública y, en menor medida, el desempeño presupuestario desde una perspectiva financiera. Sin embargo, aunque estos indicadores mantienen su relevancia, hoy en día se profundiza al incorporar las consecuencias de estos, razón por la cual resultan muy importantes los indicadores del riesgo país, los indicadores de desarrollo humano, los indicadores de pobreza, los indicadores de competitividad, los indicadores del Doing Bussines y los indicadores del desempeño bancario. Pero es que se han producido cambios espectaculares en el ámbito económico, social y político a escala planetaria que han modificado los enfoques de interpretar el curso de la economía. Son esos cambios los que en los hechos han engendrado una sociedad más informada y preocupada por lo que ocurre en el ámbito económico,  pues si quienes tienen la responsabilidad de dirigir las cosas públicas y los emprendedores empresariales no interpretan esa realidad, están transitando por el túnel de la toma de decisiones con las luces apagadas.

El autor es economista