Listin Diario Logo
18 de septiembre 2018, actualizado a las 09:30 p.m.
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual23ºC29ºC
Puntos de vista jueves, 12 de julio de 2018
0 Comentarios

A cuidar la salud en la temporada ciclónica

  • A cuidar la salud en la temporada ciclónica
Ignacio Nova
ignnova1@yahoo.com

La temporada ciclónica acaba de iniciar el pasado 1ro de junio 2018 y terminará el 30 de noviembre 2018, según la Organización Meteorológica Mundial.

Durante la misma, Huracán, la deidad demoníaca en la cultura taína, azota a los humanos con lluvias y fortísimos vientos, destruyendo a su paso infraestructuras, viviendas y cultivos.

Para la salud humana, los huracanes acarrean terribles riesgos. Sus vientos liberan, revuelven, arrastran lo que pueden, transportando agentes patógenos desde África. Junto a ello, desatan un incremento significativo en los niveles pluviométricos, provocando inundaciones, especialmente en los países donde, como el nuestro, son ostensibles los retos en la red de servicio a la higiene como acueductos, alcantarillados y drenajes.

Así, cada estación trae los mismos males y la gente enfrenta los mismos riesgos.

Las enfermedades con mayor posibilidad de incubar a consecuencia de la temporada ciclónica y sus manifestaciones son las transmitidas por los vectores que, en esa circunstancia, “hacen su agosto”.

La leptospirosis y las transmitidas por mosquitos (dengue, zika y chikungunya), encuentran su caldo de cultivo entonces.

El Ministerio de Salud llamó a la población a adoptar medidas para prevenir los contagios en esta temporada que inició con la tormenta tropical Beryl.

Cuando se escribe este artículo, el Centro de Operaciones de Emergencia nacional ha informado el resultado preliminar: 7,930 desplazados y 19 comunidades incomunicadas.

La adopción de cuidados es de gran importancia dado el incremento de las lluvias y las consecuentes inundaciones. Aunque las autoridades reportan que las enfermedades febriles respiratorias agudas están dentro del rango esperado, la humedad creciente, junto a los cambios bruscos de temperatura propios de la temporada, constituyen caldos de cultivo de las afecciones de las vías respiratorias. El depósito de aguas por encima de lo que el suelo es capaz de drenar genera inundaciones que, además de derrumbes, crean el ambiente idílico para la procreación de los mosquitos y, junto a esto, para que las heces fecales y todo tipo de desperdicio, basura química y material orgánico en descomposición ingresen al caudal y amplíen su distribución territorial a través del agua.

Es por lo que el Centro de Control de Enfermedades de los Estados Unidos insta a los responsables del “control de mosquitos estatales y locales” a “tomar medidas para controlar estos mosquitos”. Las autoridades deben establecer si ante “las inundaciones causadas por los huracanes”, se “espera un aumento en la población de mosquitos en las próximas semanas” y si como la población ha desarrollado anticuerpos contra el dengue, el zika y la chikungunya, se espera o no “un aumento considerable en la cantidad de personas que contraigan enfermedades transmitidas por los mosquitos”.

El argumento es que el incremento de las precipitaciones “dará lugar a una mayor cantidad de huevos de Aedes aegypti” y, en consecuencia, a mayor número de picaduras, especialmente de mosquitos inofensivos ya que “las personas pasan más tiempo realizando tareas de limpieza tras el paso de un huracán o una inundación”.

Advierten que: “Grandes cantidades de mosquitos inofensivos pueden afectar los esfuerzos de recuperación”; de aquí que recomiendan el control estatal de estos mosquitos.

La gente debe, pues, protegerse, junto a sus familiares, de las picaduras por las vías y medios a su alcance, enfatizando la eliminación de aguas estancadas y criaderos en su entorno y en el vecindario.

El otro riesgo es contraer la leptospirosis, que se transmite por contacto con los roedores, el ganado, los cerdos, perros, caballos y chivos, entre otros, o con el agua donde estos hayan depositado la bacteria a través de la orina o sus heces.

Las personas en mayor riesgo son: los campesinos o agricultores, los mineros; los trabajadores de alcantarillado y mataderos; los veterinarios y cuidadores de animales, pescadores y personas que trabajan con peces y en granjas lecheras, el personal militar, además de quienes realizan actividades en agua dulce en exteriores.

Las actividades que más propician la infección por leptospira son: nadar en aguas dulces, chapotear, nadar o trabajar en aguas estancadas, y otras.

El contagio puede prevenirse vacunando las mascotas, evitando el contacto y consumo de agua con orina, líquidos corporales o excrementos animales, especialmente cuando “se tienen cortes o raspaduras en la piel”.

Los siguientes enlaces, ofrecen información relativa a la prevención de estas enfermedades.

1. Protección contra picaduras de mosquitos: https://www.cdc.gov/zika/pdfs/spanish/mosqprevinus-sp.pdf.

2. Zika: https://www.cdc.gov/zika/pdfs/spanish/fs-zika-basics-sp.pdf.

3. Chikungunya, Dengue, Zika: https://www.cdc.gov/zika/pdfs/spanish/sick-with-chikv-denv-zika-sp.pdf .

4. Leptospirosis: https://www.cdc.gov/leptospirosis/pdf/Lepto_fact-sheet-espanol.pdf.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña

Descubre