Listin Diario Logo
23 de septiembre 2018, actualizado a las 12:02 a.m.
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual23ºC29ºC
Puntos de vista martes, 17 de abril de 2018
0 Comentarios

Thimo y yo en el Centro León

  • Thimo y yo en el Centro León
Tony Raful

E\l Centro León es una institución cultural que late en el corazón de Santiago de los Caballeros, con una diversa y profunda connotación cultural, antropológica, artística, educativa, y museográfica.  El Centro León bajo los auspicios y compromisos de la familia E. León Jiménez, núcleo fundamental de producción y aportes al país, dentro de su pluralidad   enriquecedora y de su visión de arraigo en la conciencia nacional, nos invitó conjuntamente con el  artista visual, ceramista, dibujante, conocido profesional (es médico) en diversas aéreas, y sobre todo, un espíritu   creativo que se desplaza exitosamente en todas las responsabilidades y vocaciones  que asume, Thimo Pimentel, para que expusiéramos nuestros testimonios, sobre la actividad cultural durante los días bravos y gloriosos de la contienda de abril.  Se trató de analizar la praxis cultural en aquellos meses de finales de abril hasta principio de septiembre, en medio del enfrentamiento militar y la resistencia patriótica a la injusta intervención unilateral norteamericana del 28 de abril de 1965.  El Museo cultural lleva el nombre de Eduardo León Jiménes, fundador de “La Aurora”, empresa tabaquera que dio origen al consorcio “Grupo Eduardo León Jiménes”. Posee tres salas de exhibición permanente y una de exhibición temporal. Las exposiciones permanentes son, “Signos de Identidad, muestra de colección de antropología dominicana, Génesis y Trayectoria sobre la historia de las Artes Visuales en República Dominicana, Huella y Memoria”. El Centro cultural tiene un auditorio, salón de actividades, salón multiusos, cafetería y una tienda de arte y artesanías. Tiene una mediateca con documentos multimedia para la consulta e investigación. En sus jardines se encuentra el “Patio Caribeño”, donde se exhiben estatuas. El coordinador de  este encuentro sobre la cultura y sus manifestaciones dentro del contexto de aquel período tormentoso de la guerra patria, lo fue Carlos Andújar, reconocido sociólogo, historiador, antropólogo, quien realiza una formidable labor en el Centro León. La cultura es un fenómeno que se expresa en las formaciones sociales como indeclinable definición de sus costumbres, creaciones, de su lengua, creencias, arte, valoración de  su identidad, registros de  su alma creativa. Sin cultura no hay concreción humana del ser. La cultura no es estática, fluye como las corrientes del desarrollo y la evolución social. Sin ella  no nos reconocemos. Martí dijo que  había que ser culto para poder ser libre. No se refería a un almacenamiento de  códigos y sentencias retóricas, sino  a la posesión  de un espíritu corporativo de raíces, a un nivel  de identidad vigoroso, a una pluralidad tonificante de sucesos fundacionales que le imprimen a la vida su sentido y a los pueblos su estima y dignidad.

Thimo Pimentel  obtuvo por su gran labor fotográfica sobre la Revolución de abril de 1965, el Premio Nacional de Literatura versión historia, de un hermoso libro donde se registran imágenes vivas de aquel acontecimiento histórico. En su exposición del pasado jueves 12 de abril, Thimo hizo galas de su amplio conocimiento y registro sobre las actividades de los pintores dominicanos en la guerra de abril, las exposiciones, los nombres señeros de nuestros mejores  pintores que se unieron a otros artistas y poetas, en el “Comando constitucionalista de artistas en defensa de la soberanía nacional y de la Patria”, citó  notas curiosas de sus andanzas bajo el fuego cruzado de los invasores y los constitucionalistas, y explicó cómo logró la  única fotografía que registra la caída en combate de dos soldados invasores  abatidos por francotiradores constitucionalistas en la zona aledaña al barrio de San Antón. Contó anécdotas interesantes sobre el conflicto,  y  confesó que  hoy, él se pregunta,  cuán irresponsable  fue el muchacho  recién graduado de médico, que se armó de una cámara “Nikon” y salió a las calles rebeldes a registrar aquel instante histórico, en un acto descabellado desafiando la muerte.  Me correspondió hablar del “Frente Cultural” de apoyo al Gobierno constitucionalista dirigido por Francisco A. Caamaño Deño, encabezado por ese infinito pintor llamado Silvano Lora, citar algunos de los textos escritos bajo el traquetear de los combates, como fueron, “Oda gris por el soldado invasor”, de René del Risco Bermúdez, “Canto a Santo Domingo Vertical”, de Abelardo Vicioso, “Canto a Jacques  y a los otros”, de Juan José Ayuso, “Ni un paso atrás” de Pedro Mir, “Funeral del poeta combatiente y Responso a Jacques Viau” de Miguel Alfonseca, “Hemos llegado a un punto”, de Máximo Avilés Blonda, “Tercera Oda a Walt Whitman” de Ramón Francisco, entre otros textos. Hablé de las veladas artísticas y culturales, donde artistas y cantantes  cantaban sus canciones en los comandos constitucionalistas, de los actos en el parque Eugenio María de Hostos, de las exposiciones de pintura de los mejores pintores dominicanos en la Galería Auffant, del cine Santomé, en la calle El Conde, exhibiendo la película “La Silla”, del dramaturgo Franklin Domínguez, bajo disparos  y metralla.  Hablé de los espectáculos de lucha libre y boxeo en la cartelera sabatina donde los mejores pancracistas y boxeadores  conocidos divertían al pueblo en armas. De las conferencias magistrales de intelectuales de la talla de Hugo Tolentino y Emilio Rodríguez Demorizi y otros historiadores constitucionalistas. Hablé de la celebración de los Cien años de la Restauración de la República, el 16 de agosto de 1965, cuando una masa desbordada rompió el cordón de seguridad y registro de las tropas interventoras  colmando la ciudad insurrecta y levantando la bandera tricolor a los aires, en uno de los momentos más emocionantes del patriotismo dominicano. Aludí al hermoso himno constitucionalista de Aníbal de Peña, que ponía los pelos de punta de todos los dominicanos. Hablé del locutor Luis Acosta Tejeda, quien nos despertaba por las mañanas,  anunciando, “un día más dominicanos” en el cual amanecía sobre el baluarte del El Conde y del Parque Independencia,  enhiesta la bandera dominicana. Una noche esplendente la del Centro cultural León, rememorando la cultura en aquella gesta inolvidable de abril.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña

Descubre