Listin Diario Logo
21 de septiembre 2018, actualizado a las 01:19 a.m.
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual23ºC29ºC
Puntos de vista viernes, 09 de marzo de 2018
0 Comentarios

DAR EL EJEMPLO

¿En manos de quién está el pandero?

  • ¿En manos de quién está el pandero?
Soraya Castillo

Como suele ocurrir en todos los países que son fronterizos, casi siempre uno con mejores condiciones económicas que el vecino, República Dominicana ha estado condenada a tener que lidiar con todo lo que representa compartir una línea divisoria que ha sido caldo de prolongados y álgidos conflictos.

Las propuestas de solución para remediar las razones fundamentales de estas confrontaciones históricas varían según las circunstancias, aunque en términos prácticos ninguna ha dado al traste con las expectativas de mejores resultados a este problema.   No se trata sólo de detener el constante flujo de inmigrantes haitianos hacia este lado de la isla. Es que el problema es mucho más amplio y complejo, por las consabidas implicaciones de naturaleza política y económica.

A lo largo y ancho de la frontera con Haití operan mafias de tráfico no sólo de personas, sino de toda clase de mercancías. Así ha sido y seguirá siendo por mucho tiempo, hasta tanto no seamos capaces de reconocer que los males ancestrales que producen esta realidad siguen vigentes precisamente por no querer arrancarlos desde la raíz.

El presidente Danilo Medina habló de lo que millones de dominicanos querían escuchar en su discurso de rendición de cuentas ante la Asamblea Nacional. El primer mandatario anunció en ese escenario el envío de militares a proteger la frontera, lo que despertó en muchos la esperanza de que (al menos) se haga lo que nunca se ha hecho en materia de regulación migratoria.

Sin ánimo de ser pesimista, porque no es una cualidad que forma parte de mi repertorio conductual, me permito ver esta medida con un dejo de reservas. Esto así, porque los militares han estado siempre en el ojo del huracán, cuando se habla de mafias que operan para dejar entrar al país, de forma ilegal, desde haitianas parturientas hasta armas de fuego de todo calibre.

Hay un refrán que dice: “en manos está el pandero de quien lo sabrá tañer”, haciendo alusión al valor, a las virtudes, al patriotismo. Entonces, de repente podríamos estar poniendo la solución en manos de quienes han demostrado ser incapaces para resolver el problema y han sido, además, parte del mismo.  Y esto sería, a todas luces, contraproducente con el objetivo esencial de esta disposición anunciada por el presidente Medina. Para evitar que sea “más la sal que el chivo”, el Gobierno debería ejercitar algún mecanismo para vigilar de cerca a los responsables de vigilar la frontera. De esta forma, no perdemos de vista que todavía para muchos en las fuerzas castrenses ser enviado a la frontera se traduce en un premio apetecible. Mucho ojo con eso, señor presidente.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña

Descubre