Listin Diario Logo
21 de noviembre 2018, actualizado a las 12:49 a.m.
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual21ºC26ºC
Puntos de vista jueves, 08 de febrero de 2018
0 Comentarios

ORLANDO DICE

Posición anterior

  • Posición anterior
Orlando Gil
orlandogil@claro.net.do

PIES EN EL AIRE.- Los problemas políticos se resuelven políticamente, y sin embargo, algo tan simple se olvida con frecuencia o permanentemente.  Aquí por cualquier ‘quítame esa paja’ los bandos de un partido acuden al Tribunal Superior Electoral, y la alta corte, en vez de hacerle la faena, lo fastidia más. Siente un gusto inmenso por el reenvío. En una sola audiencia puede resolver, pero toma tiempo, busca excusa, y al final devuelve el expediente, o igual o peor de lo que se lo mandaron. Como es escoba nueva, se le permite que barra a su antojo. Nadie le reclama, ninguno se atreve, y como si se tratara de un conjuro fatalista, reenvía hasta de maldad. Lo mismo se dio con el PLD y las primarias, que siendo un problema político, o de tendencias, se quiso resolver con  doctrina. Metieron la  Constitución en el medio y no encontraron a nadie que se la interpretara debidamente, y hubo que volver a la posición anterior. Al organismo del cual nunca debió haber salido la discusión: el Congreso Nacional. El comité Político, antes con la decisión de los expertos y ahora con la renuncia a la consulta, queda como un irresponsable. Lo que se pensó era un paso inteligente resultó poner los pies en el aire...

NADA DE PACTO.- No puede hablarse ahora de pacto político, porque las vueltas se dieron en interés de buscar un arreglo, y ese arreglo no se logró entre los partidos, pero tampoco dentro de los partidos. Las mediaciones fallaron, la comisión bicameral dejó mucho que desear y el comité Político fue patético en su incapacidad. Entonces las cámaras. Que nadie denuncie ahora ni se invente excusa. Los senadores y los diputados deberán hacer el trabajo. Los partidos que tengan senadores y diputados tendrán incidencia, y los que no, que vean el espectáculo desde las gradas. Si es que se quiere que haya Ley de Partidos. Que si no, existen mil formas de obstaculizar el proceso, incluyendo someter ante el Tribunal Constitucional la pieza que sea aprobada, u observarla el Poder Ejecutivo. El pacto no tiene sentido, pues el proyecto fue consensuado en su mayor parte. Existió el punto de la discordia entre peledeístas, y dos o tres aspectos más que pueden solucionarse en el pleno. La cuestión es clara. Si se quiere Ley de Partidos solo hay que darle fuego a la lata, y saber que lo controvertido deja de ser controvertido desde el momento que desaparece. La intención era hacer el viaje con la guagua llena, pero hay pasajeros que por bullosos conviene apearlos antes de la parada...

RETROCESO CONSENTIDO.- En la reunión de los presidentes de partidos con la Junta Central Electoral se habló de aprobar la Ley de Partidos lo más pronto posible. Casi un compromiso, pensando que estuvieron presentes los responsables del PLD, PRM, PRD y PRSC. Igual debe recordarse que se habló de la posibilidad de volver a la pieza original, en la que no figuraba la consulta interna o las llamadas primarias.  Dejar fuera el único  mecanismo que asegura democracia, o poner en manos de los partidos la decisión al respecto, sería un evidente retroceso y una ganancia de causa para las cúpulas, que seguirán haciendo o deshaciendo a su antojo. Pero se impone el sacrificio en aras del entendimiento. Lo mismo -- de seguro ocurrirá -- con el financiamiento. El chapeo cuando se hace, y se hace bien, se hace bajito. Y lo que se intenta es un chapeo bajito. Que no haya democracia interna, pero tampoco transparencia, y que los procesos se realicen a ojo de buen cubero y al mejor postor. No se quiere ley de partidos de manera conjunta, pero mucho menos controles en los fondos que se entregan vía Presupuesto o en los que cada organización, campaña o candidato recaudan por su cuenta. El dinero ya no tendrá tentación, sino que tomará por asalto el escenario político, y suya será la última palabra...

EL FADULITO DE LA OTAN.- Un día después, aun cuando fuera martes, el panorama parecía despejado, y los peligros del comité Político lucían superados. Los partidos de oposición en su impotencia vieron el cielo abierto. Sin embargo, debe pensarse en que siempre hay capítulos que se le olvidan a Cervantes. Los seguidores de Leonel Fernández y Danilo Medina cuentan el cuento a su manera, y como lo cuentan, lo que se cree favorece a uno, lo perjudica, y viceversa. La salida fue aprobada por el comité Político, pero los miembros de un grupo y del otro asintieron por cansancio. Más que la sanción, hay que considerar la propuesta. La hizo Monchy Fadul, el héroe de la velada, pero habría que ver si esa jugada fue improvisada o era una carta que llevaba en la manga. Un plan A no se explica sin un plan B, y cuando se tienen los elementos y se cuenta con el instrumento, el plan C resulta una genialidad. Fadul no solo es de los Fadulitos de Santiago, sino la cabeza de la OTAN, el influyente y poderoso núcleo de estrategia del PLD. Tal vez no postule como uno de sus compañeros que “en política se hace lo que conviene”, pero sí sabe que toda política debe ser a conveniencia. ¿Quién niega que los peledeístas en el Congreso Nacional se den de la mano como lo hicieron cuando la reelección ?...

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña

Descubre