Listin Diario Logo
21 de enero 2020, actualizado a las 12:47 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista sábado, 26 de marzo de 2011

PANCARTA

Espionaje envuelto en misiones periodísticas

Raúl Pérez Peña (Bacho)
columnapancarta@yahoo.com

Un terremoto social sacude el mundo árabe con componentes de espontaneidad, de tramas y de maniobras manipuladas, de manera que sirva a los intereses de las grandes potencias, o que no atente contra sus enclaves.

Los dominicanos vivimos el pos del ajusticiamiento de Trujillo, siguiendo con altas y bajas la transición hacia una democracia que algunos llaman “imperfecta” en un gesto de generosidad y/o complicidad con la dictadura de tres partidos.

He sido recurrente en apuntar elementos comunes y parecidos entre aquellas jornadas en el período 1961-1965 y los actuales acontecimientos en los países árabes.

Comparo los manejos mediáticos y los pretextos durante dicho primer lustro de la década del 60’ con acontecimientos que ocurren en Medio Oriente.                                                                               He hablado de la gastada historia de “salvar vidas” y “misión humanitaria”. Entonces aquí, como allá, ahora suena la misma mentira, con la fanfarria de la ONU.

En el trajinar de 1961 “contra los remanentes del trujillato”, quien escribe vivía en la calle El Conde. Por ahí se veía el tropel de “los paleros de Balá” y a ciertos “periodistas” de agencias de prensa norteamericanas, como Robert Berellez, cuya silueta conservo fresca en mi memoria. Como se comprobó luego, el “periodista” era un furtivo agente de la CIA que cumplía su misión en nuestra panorámica, al tiempo de reportar para al exterior retorcidas especies  noticiosas.

Entrevistado por Ángela Peña, Albertico Fiallo habló de Berellez, agente un par de años más tarde, siendo inminente el cuartelazo mili-tar que derrocó al gobierno de Bosch. Dijo Fiallo: “El día del golpe, en la madrugada, Roberto Berellez, agente de la CIA, corresponsal de AP que fue uno de los artífices del golpe contra Allende, llamó en la madrugada a Viriato y le preguntó qué opinaba del golpe, él se molestó, porque lo levantó, y replicó que ya había dado sus declaraciones”. El periodista le dijo que el golpe se había dado a las once de la noche y Viriato reaccionó “yo no estoy enterado de nada”.

Se pueden sumar otros datos a las misiones de Robert Berellez, como sus andanzas por Cuba desde antes de la caída de Fulgencio Batista, su labor de agente durante la Guerra de Abril en nuestro país y su participación en la conspiración que derrocó al presidente chileno Salvador Allende.

Los reportajes desde el munco árabe muestran periodistas que uno no sabe si son cuadros políticos o delatores.