Listin Diario Logo
17 de noviembre 2018, actualizado a las 02:31 p.m.
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual22ºC31ºC
Puntos de vista miércoles, 29 de julio de 2009
0 Comentarios

Hipócrates y Galeno

Milton Ray Guevara

La familia Ray originaria de Filadelfia, es relativamente corta. Curiosamente, entre sus integrantes ha existido una inclinación profesional hacia las ciencias de la salud. Tamaña fue mi sorpresa cuando mi hijo Milton FranÁois, al terminar sus estudios del Loyola, me manifestó su decisión de cursar la carrera de medicina en la Universidad Iberoamericana.

En el bachillerato parecía inclinado hacia el derecho, argumentaba y discutía como todo un letrado. FranÁois, sin embargo, se inscribió en la misma corriente que mi tío el doctor Pedro David Ray del Rosario, Director por más de 30 años del Hospital del Seguro Social Doctor Alberto Zafra, de Nagua, mi primo hermano doctor Hamlet Ray Báez, ex director del Hospital del IDSS en Bonao, y las farmacéuticas de la familia, doctora Elisa Altagracia Ray del Rosario y Aurelisa Ray Báez. Mis otros cuatro hijos se decidieron por variadas disciplinas: administración hotelera, administración de empresas, veterinaria, y el cascabel Iraima Elizabeth, empezó estudiando derecho ¡al fin!, pero poco tiempo después se dedicó a la arquitectura. Reconozco que en el ambiente familiar los médicos ocupaban un sitial preponderante.

Recuerdo que mamá exaltaba permanentemente al doctor Nicolás Pichardo, gloria de la medicina dominicana, radicado en Santo Domingo, y al doctor Edmond FranÁois Sevez del Rosario, quien ejercía en Samaná, siendo Director durante muchos años del Hospital Doctor Leopoldo Pou. La vida me tenía deparado un acercamiento al sector salud. En efecto, el Secretario de Trabajo es Presidente del Consejo Directivo del Instituto Dominicano de Seguro Social. En esa condición, tuve el inmenso privilegio de interactuar con la clase médica, en el consejo directivo aprendí enormemente y me deleité con el derroche de conocimientos de los doctores William Jana, Carlos Rogelio Lamarche Rey, Rafael Estévez Reyes, María Domínguez y José Fanduiz, entre otros. Disfruté compenetrándome con la historia y el trabajo abnegado en el hospital Salvador B. Gautier, buque insignia del IDSS, de médicos de la talla de Félix Goico, Marcelino Vélez Santana, Manuel Tejada Florentino, José Fernández Caminero, José Horacio Ornes Arzeno, Mario Tolentino Dipp, Escipión Oliveira, Francisco Canó González, Rafael González Peña y Castillo Vargas. Al crearse el Consejo Nacional de Seguridad Social mi conexión con el mundo de los trabajadores de la salud se amplió, y traté de cerca a los representantes del Colegio Médico Dominicano, recuerdo a los doctores Díaz Alba, Severo Mercedes, Jorge Chaín y Waldo Ariel Suero. Este último se ha caracterizado por ser un defensor intransigente de la clase médica nacional, en todos los gobiernos. Las huelgas y las acciones de protestas forman parte de la historia de las presidencias y directivas de la Asociación Médica Dominicana, hoy convertida en Colegio. ¿Cuántas veces no hemos visto médicos militares sustituyendo a los gremialistas en los hospitales?

Antes de los acontecimientos de lunes y martes pasado relacionados con las demandas de los profesionales del área, le había expresado a distinguidas personalidades de la vida pública, perredeístas y peledeístas, que era necesario buscar una salida al tema salarial de los médicos y enfermeras. El médico es el agente activo del proceso sanitario, el enfermo es el agente pasivo, por eso se le denomina paciente.  

La paralización de los hospitales perjudica a la comunidad en su conjunto. Nadie puede poner en duda la capacidad, la entrega y el sentido de compromiso del actual Secretario de Salud Pública, Dr. Bautista Rojas Gómez, pero sin ayuda del gobierno central se le dificulta grandemente la tarea. ¿Cómo es posible que en ocasiones las asignaciones mensuales para los hospitales hayan tenido retraso de hasta tres meses?. Cuando los médicos recurren a acciones de corte espectacular se les censura y se les pide que privilegien el diálogo. Sin embargo, se faltaría a la verdad si se omite el hecho de que los dirigentes del Colegio Médico han tocado todas las puertas, incluyendo las del Congreso Nacional. Todos recordamos los esfuerzos que desplegaron Julio César Valentín, Reinaldo Pared Pérez, y sobre todo el senador por la provincia Hermanas Mirabal, Dr. Luis René Canaán Rojas, junto a la bancada senatorial del Partido Revolucionario Dominicano, en interés de aprobar un proyecto de ley creando determinados nuevos impuestos para generar los fondos que se utilizarían en el aumento salarial.

La percepción que quedó, fue la inexistencia de voluntad política gubernamental para resolver el tema. Una sociedad que aspira a mayores niveles de prosperidad y modernidad no puede seguir pagando los deprimidos salarios que reciben los médicos. Tantos años de aprendizaje, privaciones, devoción al paciente, formación especializada, no pueden ser penalizados. El problema no es Waldo Ariel, sino la salud del pueblo que reclama mayor y mejor atención hospitalaria y un componente importante de esto, son las condiciones de vida y de trabajo de los médicos y enfermeras. Hay que solucionar este tema, el pueblo lo necesita, los médicos lo merecen, Hipócrates y Galeno lo agradecerán.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña

Descubre